viernes, 6 de abril de 2012

Crítica: Extraterrestre

Por Iván Fanlo




Han pasado ya cinco años desde que Nacho Vigalondo me diese esa alegría llamada Los cronocrímenes , y hace más de un año que esperaba ansioso su nueva película.
Se estrenó en los dos únicos festivales a los que acudí el año pasado, Sitges y San Sebastián; pero tuve la mala suerte de no poder verla en ninguno. Una vez visionada, Extraterrestre se ha convertido en la primera gran decepción de lo que llevamos de año y seguramente parte de esa culpa han sido las altas expectativas que tenía.

Seré justo y empezaré diciendo que no me parece una mala película. Tiene muchos momentos desternillantes, está bien rodada y la idea en general, -mezclar ciencia-ficción y comedia romántica-, me parece muy buena.
Eso si, no esperéis una cinta repleta de efectos especiales. La invasión alienígena no es mas que un telón de fondo sobre el que se desarrolla una historia de amor y relaciones. Vigalondo ya ha dicho más de una vez que esta era una película sencilla, de bajo presupuesto y con pocos actores. Pero precisamente si se quiere que algo tan pequeño funcione, se tienen que mimar mucho todos los detalles para que el resultado final sea óptimo.
El primer gran error, el cual me dejó muy frío, es la elección de los actores.
Nunca me ha gustado Michelle Jenner, y aunque he de reconocer que su trabajo no me parece tan horrible como lo visto en Los hombre de Paco o No tengas miedo, no me la acabo de creer.
Por si fuera poco, no existe mucha química entre su personaje y el de Julián Villagrán. Al menos la actuación de Villagrán va de menos a más y acaba siendo un buen pilar para sostener la peli.
Otro de esos pilares importantes para que la cosa funcione son las pequeñas aportaciones cómicas de Raúl Cimas y Carlos Areces. Y digo pequeñas porque los personajes se les quedan un poco grandes, sobre todo a Cimas. Al fin y al cabo son cómicos, no actores, y tan solo en sus momentos más “chanantes” sus personajes parecen encontrar algo de luz.
 Otro caso aparte es el de Miguel Noguera, el cual hace de sus tres o cuatro breves apariciones los mejores momentos de Extraterrestre.

Pero claro, una película no puede subsistir 90 minutos gracias a pequeñas ráfagas, y la sensación de estar viendo un corto tremendamente alargado se respira durante gran parte del metraje.
Siempre he creído que Vigalondo tenía un talento especial para hablar de los pequeños conflictos amorosos de una forma sutil y cercana, como demostró en sus cortos Marisa, Choque o Domingo. Eran diminutas obras maestras que decían mucho. Pero en su nuevo film, el director cántabro, parece no encontrar un ritmo adecuado y todo se vuelve reiterativo. La película se va desinflando a mitad de la misma, hasta llegar a un final demasiado edulcorado e ingenuo.
Aunque imperfecta, Extraterrestre es distinta y entretenida, para disfrutarla sin ningún tipo de pretensiones. Además, siempre nos quedará el haber visto el culo desnudo de la Jenner en primer plano, varias veces y en pantallaca grande.

Por mi parte, seguiré esperando los nuevos trabajos de su director con las manos abiertas. Nacho Vigalondo me sigue pareciendo unos de los nombres más interesantes que nos ha dado el cine patrio en los últimos años.

Nota: 5'5/10


Fuentes: filmaffinity

1 comentario:

  1. Media película le sobra para mi parecer.

    El macguffin de los extraterrestres me parece que nos deja ver una primera parte bastante chula y gracisoa en la que historia de cuernos-amor nos muestra como los protas toman ese platillo como motivación para tomar decisiones que no hubieran sido capaces en su vida de cada día.

    A mitad de película se pierde todo el sentido, se vuelve todo loco y todo parece sacado un sketch malete de muchachada nui. No, peor, de Museo Coconut.

    Eso sí, Cimas y el tío que emite en el canal de televisión, brutales.

    ResponderEliminar