viernes, 13 de abril de 2012

Crítica: John Carter

Por Iván Fanlo





Muchas veces parece que nuestros cerebros se condicionan para que algo nos guste o debamos odiarlo de antemano. En este sentido, es una pena que John Carter haya estado condenada al fracaso, incluso mucho antes de que llegara a nuestras pantallas. Justo todo lo contrario que el blockbuster del año pasado, Super 8, el cual contaba con el beneplácito de crítica y público sin haber sido estrenada.
Al film de Spielberg y Abrams tan solo le bastaron varias cosas: un teaser filtrado en youtube, una buena campaña de publicidad y, sobre todo, toda la esperanza e ilusión de millones de espectadores, ávidos de rememorar la época dorada del cine de entretenimiento. Tristemente, Super 8 no pasaba de ser una discreta película muy bien adornada.

Ahora John Carter aterriza en nuestros cines. Aunque más bien podríamos decir que la nave pilotada por Disney se ha dado de bruces contra ellos. Ni a crítica, ni a público parece haberles caído en gracia esta nueva producción para toda la familia y es una lástima. La película, con sus limitaciones, tiene todos los elementos para que hubiera funcionado. Me gustaría romper una lanza a su favor.

Andrew Stanton, tras habernos maravillado con Buscando a Nemo o Wall-E, se ha atrevido a dar el paso al cine convencional. Su elección, una adaptación de una novela fantástica de Edgar Rice Burroughs, el padre de Tarzán. Para ser primerizo, su dirección es sobria y, sin maravillar, se desenvuelve muy bien con la cámara. Siempre es de agradecer que una peli de acción actual no esté saturada de planos y acabemos con dolor de cabeza (Michale Bay, te odiamos) Aún así, muchas veces el ritmo del film se resiente. Sobre todo a mitad de película.

Nunca podremos decir que John Carter tiene el mejor guión del mundo, pero, aunque sea simple y sus personajes y situaciones típicas, cumple su función. Una pena que los diálogos entre los dos protagonistas no estén al nivel de la buena química que puede observarse en pantalla.

La banda sonora merece mención aparte. Michael Giacchino nos brinda una maravillosa música durante toda la película, y puede que su mejor partitura hasta la fecha. Una verdadera delicia.

Otro de los grandes aciertos es el diseño de producción. Sencillo y bonito. Me ha encantado ver una peli de género que no esté recargada. Parece que en las grandes producciones, muchas veces, se intente tirar por la vía del exceso visual.

Dentro de este grandioso pulp tenemos desde ciencia-ficción hasta western, pasando por algún toque Indiana Jones e incluso el vestuario tiene algo de Péplum. Muchos podrán ver similitudes con la saga espacial de George Lucas. Pero las novelas de Burroughs, muy anteriores, son una de las muchas referencias que cogió el director de El imperio contraataca. A ellas debe parte de su éxito y dinero.
No quiero llevar a malas interpretaciones. John Carter no es la película del año. No es ni tan siquiera una gran película de aventuras o de ciencia-ficción. Simplemente es un film bien intencionado que cumple perfectamente su cometido, el de entretener. Y eso, en los tiempos que corren, me parece algo muy bueno.

Nota: 6/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario