jueves, 31 de mayo de 2012

Crítica: Project X

por Iván Fanlo




Las comedias para adolescentes, con fiestas y excesos de por medio, se han convertido en un género en si mismas. Desmadre a la americana, La venganza de los novatos, Porky’s o incluso Grease ya nos mostraron, muchos años antes, lo que pudimos ver en la serie de American pie, 10 razones para odiarte, Ya no puedo esperar, o clásicos instantáneos como Supersalidos.

Ahora, de la mano del director de Resacón en Las Vegas, Todd Phillips, nos llega Project X. Algo así como el film adolescente definitivo para la generación Facebook o Youtube.
La cosa es muy sencilla. Poco más de 80 minutos de locura y desenfreno, todo ello grabado cámara en mano. Resumiendo, como si American pie hubiera sido grabada con el estilo de Rec o La bruja de Blair.

A la película se le pueden achacar muchas cosas, desde la falta de originalidad, a tener un guión nulo o que pueda interpretarse como una oda al mal gusto o una incitación al libre albedrío. Pero si una cosa queda clara desde el primer minuto, es que sus autores tan solo han intentado que el público se lo pase bien.
Incluso el tono mockumentary, que a mi ya me aburre soberanamente, le da a la peli un aire de frescura muy bueno. Realmente el espectador está dentro de la fiesta, se consigue que sea partícipe de ella.

Por lo demás, lo de siempre. Un grupito de nerds quieren montar una fiesta en casa de unos de ellos, aprovechando que sus padres se van de viaje el fin de semana. Alcohol, chicas, drogas, djs, una piscina, vecinos pesados, camellos dementes, una pizca de amor y sentimentalismo…todo sirve para que nuestros tres protagonistas acaben redimiéndose convertidos en héroes de instituto.

Project X no es ni tan horrible como muchos la pintan, ni desde luego la nueva obra maestra del cine adolescente. Es una decente película, que seguramente hubiera disfrutado más si hubiera nacido en 1992.
Por mi parte, me quedo con Supersalidos, la obra maestra de Greg Mottola. Uno de los mejores reflejos sobre la adolescencia que nunca he visto en pantalla grande, y en la que muchos no supieron ver más allá de sus chistes de pollas.

Nota: 5'5

No hay comentarios:

Publicar un comentario