lunes, 11 de junio de 2012

Dossier: Alamo Drafthouse Cinema


Por Iván Fanlo

Sería de género tonto negar que desde la aparición de Internet la industria en el sector del ocio esté cambiando. De hecho, para bien o para mal, ya ha cambiado. Los principales afectados, el sector de la música y del cine, deben mirar al presente adaptándose a estos tiempos, como bien dijo Alex de la Iglesia en su discurso de los premios Goya 2011.




Cada vez pasamos más tiempo frente a la pantalla del ordenador, esperando la descarga de nuestra serie preferida, que haciendo cola la fila de un cine. Preferimos estar sentados en el salón de casa y no en una vieja butaca roja comiendo palomitas. No digo que sea ni mejor ni peor, desde la aparición del video las salas ya tuvieron que luchar contra esto. Pero me da algo de pena que el viejo concepto de “ir al cine” se está perdiendo poco a poco.
No sé cual será la verdadera razón de que esto pase, pero creo que es ahora cuando hay que ofrecer cosas distintas, que llamen a la gente a volver a llenar la gran pantalla.

Aquí en España tenemos un ejemplo muy claro, el Phenomena Experience de Nacho Cerdá. Sesiones de dos o tres títulos clásicos o de culto de cine de los 70, 80 y 90, todo ello a un precio aceptable. De momento todo un éxito en Barcelona y en Madrid, las veces que ha ido.


 

Pero si de verdad hay alguien que se lleva la palma en esto del buen marketing cinéfilo, y por lo que venía todo este rollazo introductorio que os he soltado (lo siento, soy un brasas), ese es el Alamao Drafthouse Cinema.




Karrie y Tim League fueron los responsables de abrir las puertas, en 1997, del primer Alamo Drafthouse Cinema, en Austin, Texas. Con los años, la empresa se ha expandido por el territorio de Texas, Virginia o Colorado. Incluso se está construyendo uno en el mismo Nueva York.

El secreto de su éxito: no ser una sala al uso, desmarcándose del resto tanto en política de exhibición como en el propio concepto de sala de cine.

Si pudiéramos estar sentados en una de sus butacas, nos daríamos cuenta de que algo es distinto a nuestro cine habitual. Delante de cada fila de asientos hay una gran mesa, con una carta de menú, papel en blanco y bolígrafo para poder pedir. Pero no estamos hablando de tomarse el típico combo de coca-cola y palomitas grandes para compartir. Aquí uno puede llenar bien su panza comiendo hamburguesas, pizzas, ensaladas o alitas de pollo, todo ello aderezado con un buen vino, una cerveza o, por qué no, unos chupitos.
En esta página podéis encontran un enlace para ver el menú de uno de los cines http://drafthouse.com/austin/slaughter_lane/menu/. ¡Qué rico!







Una de las normas de la franquicia que más me llama la atención, es la de expulsar del cine a todo aquel que utilice de alguna forma su teléfono móvil. Estas declaraciones de Tim League dejan clara la postura de Alamo: Por encima de mi cadáver se van a usar los móviles para mensajearse en nuestros cines. Las salas son un lugar sagrado y hay que enseñar a los espectadores a comportarse en las mismas.
Es casi imposible imaginarse una sesión en un cine español sin escuchar, como mínimo, el tono de una llamada.




Además de tener la programación semanal como cualquier cine normal, siguiendo la cartelera del momento, Alamo es famoso por sus sesiones de clásicos, series b y obras de culto. Se han podido ver desde El hombre con rayos X en los ojos a El planeta de los simios, pasando por Critters o El retorno de los muertos vivientes. Toda una auténtica delicia para el adicto al horror y la sci-fi.

Una de las cosas más llamativas que se organizan son los Rolling Roadshow. Consiste en ir a localizaciones de rodaje para proyectar, al aire libre, dicha película.
En el genial documental sobre Troll 2, Best worst movie, podemos ver uno de estos shows.




Dentro de los cines se hacen otro tipo de espectáculos como shows de comedia o stand up comedy.
También, muchos de los fans del terror y el fantástico, sabrán que uno de los festivales de género más famosos del mundo, el Fantastic Fest, recae sobre las espaldas de los League y su equipo. Toda una referencia dentro de este tipo de festivales.

Otro de los grandes aciertos, es el buen gusto por el concepto visual y la cartelería de las películas. Para las sesiones especiales e incluso algún estreno, se hacen carteles nuevos diseñados por grandes artistas.
Este concepto es el que animó a esta página a hacer nuestra sección Remake.
Una serie de copias limitadas sale a la venta a traves de la página Mondo, dónde podréis encontrar alguna golosina más, como camisetas, vhs o vinilos.Pero lo cierto es que hay que ser muy rápido para poder conseguir una de estas obras limitadas, o pagar una buena cantidad de dinero en ebay.


Para finalizar, os dejamos con alguno de nuestros carteles preferidos.






 







 










Aquí podéis encontrar el archivo con todos los carteles


2 comentarios: