miércoles, 20 de marzo de 2013

Especial Semana Santa - Cine y Cristianismo

Cuando con siete y ocho años  pasaba las fiestas de Semana Santa en el pueblo de mi madre, había un par cosas que me encantaba hacer.
Una de ellas era ver la procesión, ya que nuestra abuela no nos dejaba salir a jugar mientras caminaban por las calles del pueblo. Así pues, nos escapábamos para verla, aunque fuera desde lejos, y así decir que habíamos hecho algo prohibido.
La otra, era disfrutar de Ben-Hur por la TV. Puedo recordar como por televisión sólo pasaban películas bíblicas y grandes producciones de romanos, pero la obra maestra de Wyliam Wyler significaba mucho más que una película religiosa o de aventuras, significaba toda una experiencia. Y es curioso, porque podría haberme decantado por la maravillosa Espartaco, la cual también recorría la parrilla por esas fechas. Pero Kubrick no fue el elegido para despertar mi pasión por el cine, fue Charlton Heston y esa carrera de cuádrigas.

El cristianismo ha sido un tema importante y reiterativo dentro de la historia del cine, dando lugar a grandes títulos; Pero muchas veces tendemos a descartar este tipo de películas, cuando ha sido tratado de las más variopintas maneras.
Por eso os queremos dejar una lista de films interesantes, sin intentar caer mucho en los tópicos que se suelen pensar cuando hablamos de cine y religión, para que os hagáis vuestra propia sesión de Semana Santa.

Amén.



DIES IRAE (Carl Theodor Dreyer, Dinamarca, 1943)
Recomendada por Iván Fanlo

Si bien podríamos haber publicado en esta lista más de la mitad de la filmografía de Dreyer, me quedo con Dies Irae, una de mis preferidas del director danés (sin contar Vampyr, claro está). Triángulo amoroso entre un sacerdote, su última y joven mujer y el hijo de este, en plena caza de brujas de la Dinamarca de los años 20. Valiente película que se atreve a mostrar claros paralelismos entre fanatismo religioso y nazismo en pleno 1943. Dreyer, ¡olé tus cojones!



MARCELINO PAN Y VINO (Ladislao Vajda, España, 1955)
Recomendada por Ivanckaroo Banzai

Bonachona adaptación de posguerra de una leyenda medieval. El huérfano Marcelino es acogido y criado en un monasterio en el que se dedica a hacer trastadas y poner caras de no haber roto un plato. En una de sus incursiones a lo Daniel el travieso acaba dando con una figura de Cristo que no sólo le habla, sino que le pide que le dé de comer y de beber, el muy gorrón. El final es tan lacrimógeno como se puedan imaginar o más.



BEN HUR (Wylliam Wyler, USA, 1959)
Recomendada por Iván Fanlo

Mastodónica epopeya, vista un millón de veces y  de sobras conocida por todos, Ben Hur es uno de los grandes títulos de la era dorada de Hollywood. Historia, religión, amistad, venganza, aventuras, drama..., el film es una mezcla perfecta de géneros que confluyen en la pantalla sin quitar uno importancia a otro. Esta frase de Miguel Ángel Palomo resume perfectamente todo lo que significa este film: Un título que está más allá del bien y del mal, máximo ejemplo de una forma de entender el cine ya desaparecida.



SIMÓN DEL DESIERTO (Luís Buñuel, México, 1965)
Recomendada por Iván Fanlo

Mediometraje rodado durante de la época mexicana del director maño. Se nos narra la historia del penitente Simón, quien debe intentar no sucumbir a las tretas del diablo, empeñado en que baje de la columna en la que se haya subido desde hace años. El film está rodado con tono de comedia y Silvia Pinal está divertidísma en su papel de diablo tentador, acaparando muchos de los momentos más divertido de la película. Atentos a ese final -pequeño spoiler- en el que el diablo y Simón acaban de guateque en Nueva York.



LOS DEMONIOS (The devils, Ken Russell, Reino Unido, 1971)
Recomendada por Iván Fanlo

El malogrado Ken Russell (Tommy, La pasión de China Blue, La guarida del gusano blanco) despliega más que nunca sus alas de locura, surrealismo y originalidad en este film. Ambientada en plena guerra entre católicos y protestantes durante el reinado de Luís XVII, nos cuenta la historia de un clérigo de hábitos poco católicos -genial Oliver Reed- acusado de herejía, satanismo y posesión. Aunque es cierto que pude costar entrar en la película, ya que es una total ida de olla, merece un visionado gracias sobre todo a su asombroso diseño de producción y sus grandes dosis de erotismo (mención especial para la felación que recibe un cristo de madera por parte de una monja)



JESUCRISTO SUPERSTAR (Jesus Christ Superstar, Norman Jewison, USA, 1973)
Recomendada por Isaac Moreira

Ya que no la incluimos en el especial musicales (aunque podía haber estado por méritos propios), esta vez era ineludible. Opera rock de la última semana de Jesucristo y Judas, personaje tan importante como Jesús en esta obra. Sus diferencias y sus discusiones. Hay que verla desde el punto de vista político, social y cultural de la época en la que fue rodada ya que tiene un ambiente muy hippie y podría contar la historia de una comuna perfectamente. El rock progresivo que hila toda la historia es bastante más que aceptable (de hecho se edito el vinilo antes de realizar la película). Como detalle, en la grabación original Ian Gillan, cantante de Deep Purple, interpretó a Jesucristo. Poco más tarde recaería ese honor sobre Camilo Sexto (tremendo en Getsemani) y Teddy Bautista como Judas (ahí queda eso)

 

EL EXORCISTA (The exorcist, William Friedkin, 1973)
Recomendada por Iván Fanlo

William Friedkin adaptó brillántemente la novela de William Peter Blatty, basada en el caso real de un niño poseído cerca de Whasington. Además de ser uno de los pilares del cine de terror, la película de Friedkin nos habla de la lucha del bien y el mal, de las dudas y de la fe, representado sobre todo en la figura del padre Carras. Las escenas de vómitos, insultos varios y masturbación con crucifijo marcaron para siempre la dispar carrera, por decirlo suavemente, de Linda Blair. La utilización de poco más de cuatro minutos del Tubular bells de Mike Oldfield -a quien no le gustó ese uso, aunque disparara su carrera musical-  nos dejó uno de los grandes iconos musicales de la historia del cine.



LA MONJA POSEIDA (To the devil a daughter, Peter Sykes, Reino Unido, 1976)
Recomendada por Iván Fanlo

Irregular film de terror de la última etapa de la genial factoría inglesa Hammer, sin contar su regreso actual, claro. Aunque el film de Peter Sykes cuente con grandes nombres como Christoper Lee,  Richard Widmark o una jovencísima Natassa Kinski en su reparto, no deja de ser un film menor de la productora fantástica. Razones para verla: su luminosa dirección, su ambientación gótica, alguna escena algo sangrienta o ver a la Kinski en paños menores. Eso sí, imposible aguantar las carcajadas cuando aparece en pantalla el demonio Astaroth, que más bien parece un muppet sidoso de color rojo.



La Misión (The mission, Roland Joffè, Reino Unido, 1986)
Recomendada por Ivanckaroo Banzai

Interesante y multinominada recreación de la tensión política y religiosa de mitades de XVIII. Jeremy Irons es un misionero jesuíta en el Amazonas que convierte a la causa a un esclavista, Robert de Niro, que carga con la culpa de haber matado su hermano, para evangelizar a gente con taparabos. Visualmente espectacular y con gran carga dramática, cuenta con la monumental banda sonora de un Ennio Morricone que inexplicablemente no ganó el Óscar con su trabajo más emocional y complejo.



EL NOMBRE DE LA ROSA (Der name der rose, Jean Jacques Annaud, Alemania-Francia-Italia, 1986)
Recomendada por Ivanckaroo Banzai

Siendo un thriller y no una película religiosa, no deja de ser de obligatorio visionado esta adaptación de la novela homónima de Umberto Eco. Una serie de misteriosos asesinatos en una remota abadía llevan al siempre brillante Sean Connery y a un imberbe Christian Slater a investigar el crimen en plena paranoia eclesial de la Edad Media. Inquisidores, benedictinos, dominicos, franciscanos, herejes, tigres y leones, todos quieren ser los campeones. El malo... adivinen de qué nacionalidad es.



DOGMA (Kevin Smith, USA, 1999)
Recomendada por Iván Fanlo

Bienintencionada pero fallida,  Dogma quiso ser algo así como el Nuevo Catecismo para Indies de los 90, dirigido por Kevin Smith. Con los mismos ticks que le acompañaron en su filmografía anterior, el director de New Jersey no logra pasar del aprobado, desaprovechando un gran reparto y alargando la película más de lo debido. Aún así, tiene momentos esporádicamente graciosos. Todo un puntazo en de casting el meter a Alanis Morrisette en el papel de Dios...pero, ¿Alguien hoy en día se acuerda de la cantante canadiense? Pues lo mismo pasa con Dogma.



JESUS CHRIST VAMPIRE HUNTER (Lee Demarbe, Canadá, 2001)
Recomendada por Isaac Moreira

Jesucristo murió por nuestros pecados pero bajó de los cielos en 2001 a Canadá para volver salvarnos, esta vez a golpe de karate, de vampiros diurnos y vampiras lesbianas. Una empresa difícil incluso para el hijo de Dios, así que no dudará en aceptar la ayuda de su amigo, El Santo. Con esta sinopsis ya nos podemos hacer a la idea de lo que vamos a encontrar durante su visionado: karate, llaves de lucha libre, efectos especiales bien cutres, frases religiosas graciosasantes de matar a los malvados, peleas con stop motion mas cutres todavía, bizarrez, un número musical y un montón de diversión. 



LA PASIÓN DE CRISTO (The passion of the Christ, Mel Gibson, USA, 2006)
Recomendada por Toi Brownstone

Si lo que Mel Gibson pretendía era conseguir que lo beatificaran gracias a su particular homenaje al catolicismo, para su desgracia le salió el tiro por la culata. Su cruda adaptación de las últimas horas de Jesús (Jim Caviezel) que incluye  una brutal recreación de las torturas a las que fue supuestamente fue sometido el Mesías, sembró la polémica entre los espectadores y la crítica, y La Pasión de Cristo acabó convirtiéndose en una película tachada en muchas ocasiones de gore. Que los idiomas hablados durante dos horas fueran hebreo, arameo y latín, parece que tampoco ayudó demasiado.




CAMINO (Javier Fesser, España, 2008)
Recomendada por Iván Fanlo

A medio camino entre el cuento de hadas y la crítica regiliosa, la película de Javier Fesser es una desgarradora denuncia hacia la intransigencia religiosa en general y al Opus Dei en particular. Visualmente espectacular y con un guión, que aunque en un principio pueda parecer algo sentimentalista, va hilando todo hasta llegar a un gran final (La última escena -la grabación de la cámara- es toda una declaración de intenciones) El film se refuerza con las impresionantes y creibles actuaciones de Carme Elías, Nerea Camacho o Jordi Dauder, pero sobre todo de Mariano Venancio. Todo un éxito en España y en los Goya de 2008, llevándose 6 cabezones a casa.



No hay comentarios:

Publicar un comentario