lunes, 8 de abril de 2013

Disney en los Años 80 : La Década Oscura

Por Iván Fanlo

El estreno en 1989 de La sirenita supuso un punto de inflexión para la famosa compañía de entretenimiento creada por Walt Disney. Primero, porque empezó lo que se conoce como El Renacimiento Disney o Segunda Edad de Oro, su época más laureada tanto económica como artísticamente hablando. Y segundo, porque también significó el fin de un ciclo que casi lleva a la quiebra a la productora. Unos años oscuros, que desde aquí queremos, ya no sólo defender, sino reivindicar.


Tras la muerte de Walt Disney, el 15 de diciembre de 1966, los distintos cambios de director, mandatarios o responsables de la sección de animación y la huída de animadores, hicieron que los pasos a seguir no estuvieran del todo claros. Todo esto provocaría que el trenecito mágico de Disney tomara rumbo hacia la decadencia sin apenas darse cuenta, descarrilando casi por completo en los años 80.

El libro de la selva fue la primera película póstuma, a la que siguieron otras grandes conocidas como Los aristogatos o Robin Hood , pero vistas hoy en día puede observarse una gran falta de imaginación y originalidad, sobre todo en la versión del famoso príncipe de los ladrones, un absoluto despropósito, copiando -más bien calcando- personajes de otros films. Los esfuerzos durante estos años estarían más centrados en las películas de acción real.
En 1977 se estrena Los rescatadores , película menor para muchos, pero que es sin duda la mejor de toda esta serie y que fue un gran éxito. Una historia con tintes dramáticos, protagonizada por unos roedores que emprenden la búsqueda de una pobre niña huéfana. El tono de la película ya empieza a ser algo más sombrío, algo que se vería más reflejado todavía en la siguiente década.


Llegados los años 80, hay varias razones que hicieron que la compañía entrara en su segunda gran crisis: la herencia dejada anteriormente (falta de originalidad y perdida de rumbo), la marcha en 1978 de Don Bluth (llevándose consigo otros animadores para formar su propia compañía) y el escaso éxito de los films estrenados.
Hasta el milagroso estreno de La sirenita, fueron los logros fuera del departamento de animación los que salvaron los muebles: la creación de Touchston Pictures, la venta de vhs, la creación de The Disney Channel, los parques temáticos...
 
A continuación, las cuatro películas malditas. Denles una oportunidad.


TOD Y TOBI (The hound and the fox, Art Stevens, Ted Berman, Richard Rich, USA, 1981)


Tod y Toby fue un largo proyecto que comenzó en 1977, y que tuvo que contar con un buen montón de nuevas manos tras la renuncia, muerte o jubilación de muchos animadores. ¿Quizás a alguno le suene el nombre de alguno de estos animadores? John Lasseter, Brad Bird, John Musker, Henry Selick, Tim Burton...
Fue la producción más cara hasta la fecha, con un presupuesto superior a los 12 millones, seguramente engordado por el robo de gran parte del material, lo que hizo que se tuviera que empezar desde el principio. Tampoco llegó a ir bien en taquilla, cosechando a su vez malas críticas y, lo peor, una gran perdida económica.
El film no deja de hablarnos de conceptos muy trillados por Disney, como la amistad o el valor, pero el tono de rebeldía que adquiere -al ser dos personajes nacidos para odiarse que acaban yendo en contra de lo dictado por la naturaleza o por sus dueños- le da un toque especial.


TARON Y EL CALDERO MÁGICO (The black cauldron, Ted Berman, Richard Rich, USA,1985)


En 1984, la todavía llamada Walt Disney Pictures se salvo afortunadamente de la compra de esta por parte de Saul Steinberg. Tras ello, los mandos de directores ejecutivos fueron a parar a Michael Eisner y Frank Wells, en lo que en adelante vino a llamarse la Era Eisner. Sin duda Eisner fue el salvador, poniendo a la compañía en linea recta hacia el éxito. Pero como todolo bueno tarda en llegar,  la película de 1985, Taron y el caldero mágico, supuso uno de los mayores fracasos económicos de la historia Disney.
El clásico Disney número 25, siempre ha sido esa película que todo el mundo ha querido destacar por ser la más siniestra. Incluso los detractores de Disney, especialmente, advierten en esta historia algo distinto a las demás -quizás también porque no hay una sola canción en todo el metraje-. La película, basada en la obra literaria de Lloyd Alexander Las crónicas de Prydain, no llega a tal extremo de negritud o malrollismo,  pero tiene tintes oscuros: muertos andantes, los protagonistas llegan a herirse y sangrar, fondos y personajes más tétricos, etc. 
Las referencias a la obra de Tolkien y a la fantasía épica son bien claras durante todo el metraje; e incluso en la forma de dibujar, muy destacable por cierto, podemos ver lejanos ecos a las películas fantásticas de Ralph Bakshi (Los hechiceros de la guerra, Tygra, hielo y fuego) Resumiendo, si lo que queréis ver es la versión Disney de El señor de los anillos, esta es vuestra película.


BASIL, EL RATÓN SUPERDETECTIVE (The Great Mouse Detective, John Musker, Ron Clements, Burny Mattinson, David Michener, USA, 1986)


Parecía que la mano de Michael Eisner se empezaba a notar dentro del estudio y se sacaron de la manga este original film. La idea fue muy sencilla: adaptar la novelas del famoso detective Sherlock Holmes al mundo de los ratones, que tanto gusta en Disney. Un montón de homenajes a las historias creadas por Arthur Conan Doyle, aderezado con dosis de humor y aventuras(¡Increíbles últimas escenas!). Por si fuera poco la banda sonora corrió por parte del mítico Henry Mancini, autor del famoso leitmotiv de La pantera rosa, y la voz del  malo malísimo de la película fue doblada por Vincent Price.
Pese a tener tantas cosas a favor, la película no llegó a destacar en su momento, y el responsable fue un viejo conocido: Don Bluth. El director y animador, quien ya había tenido éxito unos años antes con Nimh, el mundo secreto de la Sra. Brisby, se unió a Spielberg para dar la gran campanada con Fievel y el nuevo mundo, convirtiéndose en la película animada del año y dejando en el olvido a nuestro querido ratón detective. Por suerte el tiempo ha puesto en su sitio las aventuras de Basil, convirtiéndose casi en un film de culto.


OLIVER Y SU PANDILLA (Oliver and company, George Schribner, USA, 1988)


Sería Charles Dickens y su Oliver Twist los elegidos para ser adaptados en esta nueva ocasión, pero muy libremente, ya que esta vez Oliver es un gatito huerfano, perdido en el New York de finales de los 80. Si, así como lo leen. Algunos de de los grandes aciertos de la película son el cambio de aires de la historia, ya que la ciudad se convierte en un protagonista más (todo el que la haya visitado alguna vez se sentirá muy nostálgico al visionarla) y la total modernización de la canciones (un poco extraño ver a esos perros cantar con ritmos ochenteros, pero cuando te acostumbras es bastante gracioso)
La película pasó por taquilla con más pena que con gloria, porque ¿A que no adivinan quién tuvo el estreno taquillero de ese año? Pues Don Bluth y su En busca del valle encantado.
Aunque, a título personal, me parece la más floja de toda la década, es sin dudarlo la más curiosa de revisionar, ya que toda esa impronta de los 80 se ve tan inocente y poco forzada (no como esos cientos de homenajes que vemos hoy en día en muchas producciones actuales ) que deja un buen regusto a melancolía.

 

9 comentarios:

  1. Muy interesante. Curiosamente los ochenta son una época muy recordada en lo que a cine infantil/juvenil se refiere, la factoría Disney no estuvo del todo a la altura.

    ResponderEliminar
  2. Curioso que menciones lo de que tras la muerte de disney se reutilizaran diseños de otros personajes ya que, originalmente, la villana de Los Rescatadores iba a ser Cruela De Vil, de ahi que Medusa se parezca tanto, y de hecho, la niña que adopta a Oliver en la de Oliver y su pandilla iba a ser ni mas ni menos que Penny, la niña presentada en Los Rescatadores.

    ResponderEliminar
  3. Muy buena recopilación... viendo lo que es ahora disney es increíble como se recuperó de eso para convertirse en este imperio que se come todo. Obviamente la plata ayuda, pero en warner, por ejemplo, no se puede apreciar el mismo mantenimiento del "imperio"

    ResponderEliminar
  4. Que post mas cuki. Maria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo solo se que me compre el vhs de Taron y el caldero magico y aun sigo llorando mis 2500 pts.
      No volvi a comprar ninguna pelicula mas.
      Casi vuelvo a cometer el mismo error con Tod y Tobi pero por suerte me la dejan...
      Queria ver los aistogatos y Oliver y su pandilla pero como estan entre estas peliculas y las 2 q tb estan son malas paso .
      Tengo q admitir q recomende a Taron y el caldero magico ya que hubo gente qe dijo :que no existia ninguna pelicula de Disney sin canciones...
      Su respuesta fueron:vaya toston ya podian cantar un poco.

      Eliminar
    2. Yo solo se que me compre el vhs de Taron y el caldero magico y aun sigo llorando mis 2500 pts.
      No volvi a comprar ninguna pelicula mas.
      Casi vuelvo a cometer el mismo error con Tod y Tobi pero por suerte me la dejan...
      Queria ver los aistogatos y Oliver y su pandilla pero como estan entre estas peliculas y las 2 q tb estan son malas paso .
      Tengo q admitir q recomende a Taron y el caldero magico ya que hubo gente qe dijo :que no existia ninguna pelicula de Disney sin canciones...
      Su respuesta fueron:vaya toston ya podian cantar un poco.

      Eliminar
    3. 2500 pesetas... se pasaban un poco nuestros amigos de Disney con sus precios :(
      Sobre gustos no hay nada escrito, pero fijo que si te gustan otro tipo de pelis Disney, más alegres y "cantarinas", posiblemente estas gusten menos.

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar