miércoles, 15 de mayo de 2013

Crítica: Iron Man 3

Por Isaac Moreira




VIDA DESPUÉS DE LOS VENGADORES: TONY STARK 3


Robert Downey Jr
. y Shane Black se encuentran en una situación difícil; superar las expectativas tras el acontecimiento de Los Vengadores (2012). ¿Sentirá el espectador la cohesión del universo Marvel dentro de la película? ¿Veremos los efectos sobre Tony Stark de la gran batalla en Manhattan? ¿El villano será capaz de plantar cara a Iron Man? ¿La historia estará a la altura? Porque ya sabemos que el señor Downey Jr. lo estará sin duda (no tiene mas que interpretarse a si mismo) pero ¿Shane Black?

Empecemos por Mr. Black. Saber que este director es, ni más ni menos,  uno de los guionistas de algunas emblemáticas películas de acción como Arma Letal (1987) o El Último Boy Scout (1991), da cierto alivio. Sin duda lo que necesitaba la tercera entrega es un soplo de aire fresco. Otro punto de vista diferente al de Favreau (director de las dos entregas anteriores) y, desde luego, Black lo ha conseguido. En su papel como guionista y director de Iron Man 3 hay que reconocerle que sabe como llevar el ritmo en la narración. Nos mete en la trama sin demoras y nos introduce unos personajes que, con pocas frases, quedan bien definidos. No encontramos en ningún momento escenas innecesarias ni gratuitas excepto, quizá, alguna en el encuentro con el niño en el pueblo.

En esta nueva aventura nos topamos con más protagonismo de Tony Stark que de Iron Man. Muestra que el personaje es mucho más que un playboy ingenioso y millonario con una armadura. Lo vemos desenvolverse fuera de su ambiente natural y hacer frente a situaciones bastante peliagudas unicamente con su inteligencia y don de gentes. Ayuda a comprender que el héroe, el protagonista, es él. La armadura de Iron Man es tan solo una herramienta más.


Por otro lado vemos a un Tony Stark tocado tras los sucesos en Los Vengadores. Despues de esa experiencia todo ha cambiado para él. Siente que ya no es todo un juego. Se ve en la necesidad de estar mejor preparado. Absorbido en su trabajo por llevar la armadura de Iron Man un paso más alla. Quizá porque se siente asustado por un mundo mucho más peligroso del que había imaginado y que puede sentirse incapaz de manejar. Por desgracia, esta faceta no se termina de desarrollar ni abordar abiertamente, lo que deja una sensación ambigua y que necesita tirar de la intuición del espectador para formarse una imagen clara de las tribulaciones de Tony Stark.

Aunque Robert Downey Jr. es la estrella total del film, nos encontramos en una película en la que todos los personajes que le rodean tienen un papel que enriquece y aporta al entorno personal de Stark y al universo Marvel. Se echa de menos la aparición de S.H.I.E.L.D. sobre todo con los ataques terroristas que tienen por objetivo al presidente de Estados Unidos, pero, en respuesta de la inteligencia militar, las apariciones de Rhodey/Maquina de Guerra reconvertido en Iron Patriot son divertidas y tiene su función dentro de la trama. Sin embargo, la idea de meter Iron Patriot en la historia será motivo de queja de los fans más quisquillosos de Marvel. Sabemos que a Marvel le gusta meter guiños para sus lectores. En este caso, acercarse a la saga de Los Vengadores Oscuros, donde Norman Osborn –el Duende Verde- se enfunda la armadura de Iron Man sustituyendo a Tony Stark, es inviable así que, tal como está tratado, el uso de la armadura de Iron Patriot en el film lo veo justificado como lo que es: un guiño a los fans.

Generalmete Marvel basa sus películas en las sagas más importantes de sus personajes. En este caso se trata de Iron Man Extremis, obra de Warren Ellis (Planetary, Transmetropolital, The Authority) uno de los guionistas de cómic más importantes del siglo XXI. Marvel quiso darle una vuelta de tuerca al personaje. Darle un nuevo punto de inflexión y renovarlo para hacerle avanzar acorde a los nuevos y futuros tiempos que le tocaría vivir a Tony Stark. Ellis lo aceptó sin miedos ni prejuicios y firmó un trabajo excelente con Adi Granov al dibujo (que, por cierto, fue asesor en el diseño de la armadura de Iron Man para la primera película). Sin embargo es una pena que hayan desapovechado una oportunidad tan interesante y se quede simplemente como una amenaza a la que enfrentarse, en lugar de retratar lo que es el Extremis, lo que significó para Iron Man y así hacer evolucionar al personaje.

Mención especial para el Mandarín, el archienemigo de Iron Man por excelencia. Sobretodo por la actuación de Ben Kingsley, que borda el papel de principio a fin. Los giros que plantea este villano harán las delicias de los profanos y desencadenará la furia de los ortodoxos. A pesar de encontrarme más en este segundo grupo, debo decir que, al final, para la película el personaje funciona bastante bien.

Por último, aunque el desenlace de la película resulta apoteósico, puede crear una sensación de artificio, ya que Stark se guarda su mejor baza para el final, y hace que nos preguntemos porqué no la ha utilizado antes (le habría ahorrado muchos dolores de cabeza). En nuestras manos está decidir si lo justificamos por la conocida sobreconfianza de Tony en sí mismo o sentirnos engañados por los trucos de Shane Black para dejar caer a Stark en desgracia a favor de mayor drama y espectacularidad.


Lo que no tiene perdón es el epílogo. De pronto nos encontrámos en el cierre de una trilogía, cuando el film no había transmitido esa sensación en absoluto (quizá por el cansancio de Robert Downey Jr., el cual no está seguro de querer seguir con el personaje actualmente). Shane Black, deprisa y corriendo a última hora, soluciona las secuelas y heridas que habían sufrido todos los personajes en esta aventura en tres minutos mientras asistimos a las reflexiones de Tony Stark que han sido totalmente pasadas por alto durante el metraje y que podían haberlo hecho mucho más interesante.

Y sobre todo, algo tan importante que estuvo a punto de costarle la vida en la segunda entrega es tratado sin ningúna consideración. Un error que agria el buen sabor de boca que nos había dejado Iron Man 3, perdón, Tony Stark 3.


Nota: 7,5

4 comentarios:

  1. A mi me parece la peor película de la trilogía. No existe trama, no hay ritmo, un inicio pobre y un final ilógico. En fin, la esperé demasiado y me ofrecieron pan en lugar de bizcocho.

    ResponderEliminar
  2. También hay a quienes nos gusta el pan. En este caso untado con tomate, una gotita de aceite de oliva y buen jamón ibérico de Teruel.

    ResponderEliminar
  3. hola. Soy un loco del cine q visita este blog de cine de vez ncuando. E visto esta critica de ironman y e leido q esta basada en un comic. Tengo una sugerencia ¿xq no hacen una seccion comic contra peli o libro contra peli o peli contra peli? pa saber si la adaptacion es buena para los que no leemos el libro o lo original
    salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo tendremos en cuenta, no es mala idea...pero a ver si durante el verano sacamos más tiempo para hacer cosas por aquí e introducir cosicas nuevas.

      Gracias por leernos y esas cosas!!!!!

      Eliminar