martes, 7 de mayo de 2013

Radio Flamingo presenta... Todos los hombres del Presidente


Radio Flamingo
 Presenta



TODOS LOS HOMBRES DEL PRESIDENTE
Por Juanjo Baquedano


Hay una célebre cita atribuida a David Bowie en la que dijo que los años 80 le pertenecen a Prince. No sabemos hasta qué punto es verdadera o apócrifa, pero en Radio Flamingo no podemos estar más de acuerdo. Esa frase viniendo del Duque Blanco, personaje icónico en la década anterior, es algo así como la merecida cesión del trono. Prince, al igual que Bowie, supo crear un universo con múltiples caras en el tránsito desde For you (1978) hasta Lovesexy (1988). Una cosmogonía propia y particular que aunaba espiritualidad, sexualidad, hedonismo.  Algo así como un nuevo Dios Pansexual en el Olimpo.


Para llevar a cabo esa misión apostólica el prolífico músico no estuvo solo ya que se dejó rodear de una serie de músicos que, de manera más o menos fiel, le escoltaron y arroparon durante esos años saliendo del segundo plano y adoptando el nombre de una banda: The Revolution.  Matt Fink, Bobby Z., Brown Mark, Wendy Melvoin y Lisa Coleman fueron sus pilares musicales. Al menos dos de las obras capitales de Prince en los 80 (Purple Rain y Around The World In A Day) llevaron el membrete de Prince and The Revolution.
 
Pero en esos años el de Minneappolis no solo trabajó en su proyecto (con o sin banda titular) sí no que además produjo y promocionó a una serie de bandas paralelas. Bandas  a las que usaba a modo de laboratorio de ideas explorando sonidos, regalándoles multitud de canciones (muchas de ellas verdaderos éxitos) y de las que se nutría a su vez para sus discos y giras.

Finalmente hay otro tópico manido que dice que Prince (solo) se rodeaba de bellas mujeres. Juguetes sexuales o simples musas a las que dedicar su canción. Decir eso sería algo injusto ya que entre su “séquito de mujeres” había,  en efecto, chicas simplemente guapas, pero también las había con mucho talento.

Por ello este mes quiero dedicarle unas líneas al Genio de Minneappolis hablando de la distinta suerte que corrieron algunas de aquellas formaciones e individuos que se encontraron en su camino en esos primeros 80. Una forma diferente de abordar la personalidad de Prince en esos años en los que fue el único que pudo desafiar el reinado del niño mimado de Quincy Jones y la Motown: Michael Jackson.


The Time




En 1980 Prince decidió crear un proyecto donde volcar material sobrante de sus discos sobre la base de una banda amiga de la ciudad (donde figuraban Jimmy Jam y Terry Lewis) y montó The Time, con las incorporaciones de Morris Day y Jesse Johnson. En su primer disco, el homónimo The Time, Prince se encargó de todo: De componer todas las canciones e incluso tocar los instrumentos. Cuentan que solo permitió cantar a Morris siempre y cuando se rigiera por los estrictos patrones de voz que le impuso. Crecieron poco a poco a la sombra de Prince, cosechando algunos éxitos reseñables aunque algo descontentos con el trato que Prince les infligía y comenzó a nacer una pequeña rivalidad que tuvo un primer episodio áspero durante la gira de Controversy, en 1982. Los tres discos de The Time tuvieron unas aceptables ventas. Debido a las ansías de volar libre de Morris Day, convertido en una semi estrella tras su aparición en la película Purple Rain, disolvió la banda en 1985 iniciando carrera en solitario.



Vanity 6


 
Vanity 6 fue el primer proyecto femenino auspiciado y producido por Prince. El trío giraba en torno a Denis Katrina Matthews, amante de Prince en esos primeros 80, a la que por su belleza bautizó como Vanity. Brenda Bennett y Susan Moonsie le escoltaban. Un grupo poco o nada reivindicable con letras de clara referencia sexual al que la coletilla de 6 siendo solo 3 componentes os podéis imaginar por qué le venía. En los conciertos que dieron solían llevar a The Time como banda de apoyo, tocando a sus espaldas tras unas cortinas. Tan solo sacaron un disco de escasa repercusión en 1982. Cuando se iniciaba el rodaje de Purple Rain, Vanity dejó el grupo por un contrato en solitario con Motown.



Apollonia 6



Para deshacer el entuerto que le había producido la marcha de Vanity del grupo, Prince organizó un casting para elegir partenaire para la película en el que pronto encontró a una candidata idónea para sustituir a esta: Patricia Kotero. Pero como el nombre de Patricia no le debió parecer suficientemente sugerente le puso el nombre de Apollonia y repitió la jugada del año anterior poniéndola al frente de un nuevo proyecto. Obviamente bautizado como Apollonia 6 y de nuevo con Bennett y Moonsie en segundo plano. Para su disco Prince puso toda la carne en el asador: Wendy and Lisa en los coros además de cederles alguna canción de su repertorio. Lo curioso del álbum no es tanto las canciones que aparecieron en el si no las que iban a aparecer pero no lo hicieron, como Manic Monday (grabada después por The Bangles) o The Glamorous Life (grabada años después por Sheila E.) Tuvieron el mérito de aparecer cantando Sex Shooter en la película Purple Rain. Podemos decir que la cima artística de Apollonia llegó al cantar junto a Prince la inmortal Take Me With You.  Apollonia no andaba sobrada de talento y nunca se dejó hincar el diente por el maestro, dos hechos que puede que facilitaran el hecho de que Prince se cansara pronto del proyecto y las desahuciara. Poco después de la gira de ese disco Apollonia 6 se disolvieron.



The Family



Esta banda nació de las cenizas de The Time en 1985 cuando Morris Day se fue. De nuevo el modelo de banda que iba del Funk al Pop donde Prince grababa sus restos de serie, sus saldos. Su carrera fue efímera (tan solo un álbum en la época) y nada relevante, pero pueden presumir de haber sido quienes grabaron por primera vez aquella canción llamada Nothing Compares 2 U. Tan solo por ello merece la pena recordarles.




Wendy and Lisa



Lisa Coleman entró como teclista en la banda de Prince allá por 1980 formando desde entonces parte del núcleo duro de ese peculiar sonido de Prince que cruzaba Funk, Tecno-Pop y Rock en discos como Dirty Mind, Controversy o 1999, el primer gran disco de Prince. Pero en el año 1983 la plaza de guitarrista quedó vacante y Lisa recomendó a su amiga Wendy Melvoin que ingresó de inmediato en el grupo. Tras el rotundo éxito de Purple Rain llegó el proyecto más Pop de Prince, Around The World In A Day en 1985 y Paradeen el 86 donde Wendy y Lisa dejaron muestra de su calidad. Pero en aquel año el ambiente en el seno del grupo ya no era el mejor. Vivían un vertiginoso ritmo de estrellas. Las prioridades de Prince parecían haber cambiado un tanto, en esos días hubo un acercamiento de personas no demasiado productivas a la primera línea de influencia, puro faranduleo del que se dejó prendar Prince y que incomodó a nuestro dúo, y eso hizo que hizo que se fueran apartando poco a poco. Finalmente Wendy and Lisa (y el batería Bobby Z) fueron despedidos por sus diferencias y con ello podemos decir que The Revolution quedaron disueltos.

En ese momento comenzaron Wendy and Lisa una carrera como dúo que si bien no les proporcionó grandísimos éxitos si permitió que vivieran con dignidad de la música hasta nuestros días. Los tres discos que sacaron en esos años no tuvieron grandes ventas pero sí pudieron dar muestra en ellos de que ese sonido Prince era en parte suyo. Desde entonces han ido sacando discs de manera más o menos regular.



Mazarati



Mazarati fueron creados por Prince alrededor de 1985 como su enésimo proyecto en la sombra. La banda estaba liderada por Brown Mark, bajista de The Revolution. Su carrera llegó hasta 1989 llegando a grabar dos álbumes con canciones escritas por el propio Prince y algún que otro rescate de la época de The Time. Su mayor éxito fue la canción 100 MPH, que llegó a al número 19 en las listas USA de R&B. Pero en definitiva fue tan solo otro grupo de la escudería Prince sin demasiada relevancia. Pero lo que nos hace traerlos aquí es por la relevancia que tuvo una canción que jamás grabaron, una anécdota que merece la pena conocer.

En 1986 Prince les cedió una Demo acústica de apenas un minuto de una canción: Kiss. Mazarati la grabaron, dándole un cuerpo funk y se la mostraron para que les diera el visto bueno. En este caso Prince si supo ver el potencial que tenía dicha canción (no como había sucedido en el pasado) y no dejó que la grabaran. Ni corto ni perezoso se la quedó para él, grabándola prácticamente como ellos la habían adaptado y la convirtió en Número 1 en su disco Parade. Pero al menos tuvo la deferencia de incluirles en los créditos como coautores.



1 comentario:

  1. El video de Mazarati desapareció de Youtube, pero de encuentra aquí:

    https://www.dailymotion.com/embed/video/x24ckyq

    ResponderEliminar