lunes, 29 de julio de 2013

Crítica: Lobezno Inmortal

Por Isaac Moreira




Lobezno: de relleno y por encargo

Aunque Lobezno nació como un asesino bajo el mandato del gobierno canadiense en las páginas de Hulk, no fue más que un personaje fácilmente olvidable, hasta que el guionista Christ Claremont lo retomó para su refundada Patrulla X por 1974. Entre Claremont y el dibujante regular John Byrne, que también participaba en los argumentos de las historias crearón una de las épocas más brillantes de los X-men y asentaron las bases para todo el universo mutante de Marvel. De entre todo ese fascinante y entramado mundo que estaban creando, Lobezno comenzó a desmarcarse como el personaje favorito de los fans. Seguramente por la opacidad de su pasado, su comportamiento rudo y directo (cuando entraba en combate, Lobezno quería sangre y eso era difícil de encontrar en los superheroes de aquella epoca), sus poderes, el adamantium y, sobretodo, que en cada aventura nos sorprendía con una nueva faceta del personaje que nos dejaba intuir un trasfondo complejo y misterioso. Se le quedaban pequeñas 24 páginas al mes compartidas con sus camaradas mutantes. Era una estrella del cómic y en Marvel lo sabían.

En 1982 llegó su primera serie limitada de 4 números con guión de Claremont y dibujo de Frank Miller. Desconocemos si Miller participo de alguna manera en el guión (nunca ha salido acreditado como tal mientras que Byrne sí constaba) pero, en lugar de un tebeo más de superpoderes, colores y fantasía, leimos una historia más propia del Sin City que, años mas tarde, crearía Miller. Una historia de luchas de poder entre yakuzas, tradición japonesa, femmes fatales, honor, ninjas, samurais, y corazones rotos. Una historia de Logan, no de Lobezno. Hoy en día un clásico indispensable para el personaje.

Pues bien, este es el cómic elegido como punto de partida para Lobezno Inmortal.  Y digo punto de partida porque viendo el resultado, su director James Mangold y sus guionistas Christopher McQuarrie y Mark Bomback, más bien parece que se lo hayan ojeado ligeramente durante la preproducción. Como si fuera una molesta imposición de Marvel. Se dejan ver algunos momentos del cómic, sí. Pero esos momentos están entremezclados con los tópicos del cine de acción y elementos de fantasía superheroica y ciencia ficción que arrebata totalmente la pureza de la historia, quedando anodina. Lo que podía haber sido la película de Lobezno definitiva es, simple y llanamente, una más de superheroes. Una pena.


Durante el metraje vemos como desvirtúan todos los personajes convirtiendo a algunos, sin necesidad, en mutantes. Seguramente por pereza de los responsables de la producción y ponerse las cosas más fáciles (Conversación entre Christopher McQuarrie y Mark Bomback: -buff… tenemos un personaje muy  interesnate pero complejo. ¿Cómo lo llevamos a la pantalla? Contestación: -Bah! Dale un poder mutante y ya esta.) . El alma libre y salvaje de Yukio, que debería estar casi a la altura de Logan, está esclavizada por sus visiones y casi taimada y tímida. El orgullo samurai de Shingen queda por los suelos. La Mano, los asesinos ninja más peligros del universo Marvel, han sido rebautizados como el Clan Negro y no tienen ni presencia ni peligro alguno. Harada, el Samurai de Plata y hermanastro de Mariko, es convertido en amigo de la infancia de esta y ninja perteneciende al Clan Negro.Y  (ATENCIÓN: SPOILER) el Samurai de Plata una máquina robótica. Vibora es una científica mutante. Una lástima que no hayan utilizado su trasfondo de espia, nihilista, terrorista de H.I.D.R.A. para dar coherencia entre si al universo Marvel en las películas. Y los yakuzas, bueno, están ahí pero sin ningún peso en la trama.

En conclusión, es una película de encargo que sirve como relleno entre X-Men 3 y X-Men: Días de Futuro Pasado que a los fans de Lobezno y conocedores del cómic no les dejará satisfechos mientras que a algunos profanos sí y a otros no. Esperemos que Bryan Singer vuelva a realizar un trabajo tan bueno como hizo en X-men 2. Matthew Vaughn Le puso el listón muy alto con  X-men: Primera Generación.

Nota: 5 (...raspado, raspado)

1 comentario:

  1. Vamos, que no merece la pena gastarse una pasta en verla.
    Casi era de esperar la falta de respeto al cómic original, pero hasta el punto que decís...

    ResponderEliminar