jueves, 1 de agosto de 2013

Crítica: World War Z

Por Iván Fanlo.



¡Y llegó el día en que la película de zombies más cara de la historia por fin se estrena! Podría sonar bien, ¿Verdad? Pero no. Todas las noticias y rumores sobre los problemas que han acontecido durante el  rodaje de World War Z, han mantenido a los fans de los muertos vivientes bajo una nube de escepticismo y, por que no decirlo, miedo a enfrentarse a la película.
Al final, ni chicha ni limoná. El film de Marc Foster no va a pasar a los anales del cine fantástico, desde luego, aunque el resultado final no ha sido tan horrible como muchos esperábamos.

Hace ya algunos años, en medio de una fiebre zombie -de la que no sólo no se ha salido, si no que se ha ido incrementando- un joven escritor consiguió meter su novelita en lo más alto de todos los tops mundiales. Ese best-seller era Guerra mundial Zpublicada en 2006 por el joven hijo de mi admirado  Mel Brooks y Anne Bancroft, Max Brooks. Antes ya nos había dado esa oda al frikismo zombie que fue The Zombie Survival Guide.
Al menos por mi parte, cuando me enteré de la confirmación de la película basada en el libro, siempre quise creer  en la posibilidad de encontrarnos con un  pozo de agua en medio del desierto. Es decir, un film de zombies algo distinto, dado el planteamiento del libro: un falso trabajo periodístico, con testimonios que relataban una plaga zombie mundial, desde su principio hasta su extinción. Me equivoqué.


La adaptación plantea, a grandes rasgos, la historia de la novela, pero vista desde los ojos del personaje de Brad Pitt, una especie de mega-soldado de la ONU. Vamos, que se pasan por el forro el tema entrevistas, labor periodística, etc. No es que sea muy fan de los mockumentary, ni muchos menos del found footage, pero creo que por una vez la cosa podría haber ganado enteros si se hubiera intentado rodar así. Una pena.

Pues bien, para darle más atractivo a la cosa se decidió contar con la dirección de Marc Foster, quien, al menos a mi parecer, tiene mejor pulso para las historias más intimas (Descubriendo nunca jamás, Transito, Más extraño que la ficción) que para la acción (Quantum of solace). Aún así, se puede reconocer el buen trabajo que ha hecho en alguna escena de este filme (la escena del avión, el primer ataque...), pero es en los momentos más relajados y más cercanos al drama y a los personajes donde la peli gana algo de enteros (las escenas de la familia intentando escapar, el final en la base científica - incluso se permite algo de humor en este final, cosa que le hubiera venido bien al resto del metraje-)
Flaco favor le habrán hecho al señor Foster los cambios de guionista, retoques de última hora, volver a rodar escenas, etc.

Pero no nos engañemos,  ninguno de los aciertos antes comentados sirven para levantar el ánimo a una producción en la que todo ya está visto y contado anteriormente...pero con sangre. Porque señoras y señores, nos encontramos ante un film de muertos vivientes..., perdón, de infectados, sin casi una gota de sangre. Y no es por jugarme partes del cuerpo, pero casi seguro que es una estrategia de la productora para poder llenar cines ampliando la calificación de la película. Así lo corrobora ese Rated PG-13 en USA. 
El resultado final es un blockbuster veraniego con , literálmente, montañas de zombies para toda la familia, dejando de lado todo el entramado político y de crítica social que podía haber llevado.

Mi zombie-consejo, mejor emplear el dinero del cine en comprarnos el libro, y leerlo después de haber revisionado cualquier otra película. Porque amigos míos, ¡hay muy poco tiempo y muchas cosas que hacer!


Nota: 5

3 comentarios:

  1. Casi doscientos millones de presupuesto... ¡y ni se les ocurre contratar a Tom Savini! ¡Serán idiotas! ¡¿Quién va a pagar una entrada para visionar una película de muertos vivientes protagonizada por Brad Pitt y sin nada de lo que las hace tan especiales?!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que,...estamos chapados a la antigua, y qué felices de que sea así!!! :)

      Eliminar
  2. Ya, a mí también me llamó la atención que los zombies parecieran de videojuego, y sin una gota de sangre... chungo pescao. Además son zombies de los que corren en vez de los que andan y se tambalean. Mejor el libro, y sobre todo la Guía de Supervivencia Zombie

    ResponderEliminar