jueves, 26 de septiembre de 2013

Radio Flamingo: Verano 2013


Radio Flamingo
 Presenta


No te olvides del Verano de 2013

Por Juanjo Baquedano

Reconozco que últimamente he dejado un poco de lado la actualidad y este verano os he tenido huérfanos de nuevos discos. Pero estoy dispuesto a enmendarlo de la mejor forma que se me ocurre: Recopilando una lista con alguna de aquellas canciones que han puesto música a nuestro verano.
 
La primavera se despedía con alguna novedad de enjundia, como los discos de David Bowie o Daft Punk no hace tanto y, desde entonces ha habido una serie de álbums ampliamente esperados. Un verano con algunas desilusiones, otras confirmaciones y no menos de una sorpresa. Sobra decir que esta selección no será la de todos, simplemente refleja mi (más que seguro criticable) gusto musical.

La primavera nos trajo el más que correcto trabajo de Bowie, como vuelto a los años de Scary Monsters, y el Muchacho de Phosphorescent, en el que los chicos de Matthew Houck han dado un paso adelante con su sonido quizás alentados por (el éxito de) gente como Bon Iver. Deerhunter quizás no llegaron a la altura de Halcyon Digest con su Monomania, pero lo que es seguro es que esta vez le han ganado el asalto a The Strokes.

Iron and Wine lo volvió a hacer con Ghost on Ghost, un disco tan melodioso como barroco, gracilidad marca de la casa. También cuando se despedía la primavera llegó la que es, para mí, canción del año en España: Jesus In Her Eyes, de We Are Standard.

Junio nos trajo la confirmación de que Daft Punk tienen a la gente ganada, hagan lo que hagan. Desde luego no es un disco realmente llenapistas  y al final se hace algo plano, pero nos alegra el hecho de que reivindiquen a dos de los padres del asunto: Giorgio Moroder y Neil Rogers.  Una pequeña decepción personal ha sido el segundo disco de Empire Of The Sun. Los australianos no se han andado con debates entre el Pop y la electrónica. Han puesto un piñón fijo y han dado rienda suelta a esos teclados infecciosos, olvidando los matices que hicieron que su primer disco fuera tan bien acogido. Entre medio el californiano Will Wiesenfeld, bajo el nombre de Baths nos trajo un delicado trabajo de Pop electrónico: Obsidian. ¿No hubo un tiempo en que a ese sonido le llamaban Indietronica?. El virtuoso bajista Stephen Bruner, al frente de su proyecto Thundercat, nos trajo uno de esos discos reposados, de escucha lenta. Un disco en el que nos lleva del jazz más atmosférico, a la electrónica más minimal, del RnB al Funk más infeccioso.

 
Hubo algún nombre ampliamente esperado en esos días finales de junio, como Vampire Weekend, The National o Editors (bueno, estos ya menos). De los primeros nos quedamos con el hecho de que parece que por fin han encontrado el camino que no acertaron en su segundo Contra. The National siguen destilando ese sonido melodramático marca de la casa.  Y de sus hermanos menores, Editors, diremos que al fin han dejado de intentar imitar a Interpol. Lo malo es que ahora han puesto sus ojos (y sus orejas) en Echo and The Bunnymeno The Mission. Y tira millas.

Agosto nos trajo de nuevo la sobriedad de Standstill, que con su Dentro De La Luz siguen rayando casi tan alto como en Adelante Bonaparte. Los catalanes (como los granadinos Los Planetas) han encontrado su camino hacia la pervivencia en el clasicismo y el sinfonismo. La británica Laura Marling ha vuelto a hacer un disco tan árido como delicado, ingresando con mérito en el club de grandes cantautoras como Rickie Lee Jones.

Agosto también nos trajo el debut en largo de los americanos Speedy Ortiz, con un sonido de guitarras ásperas de clara orientación 90s, que hará las delicias de los no vivieron en primera persona esos años, o de los que quieren rememorar ese sonido. Los 90 ya están aquí, por mucho que los que nos acercamos peligrosamente a los 40 años nos neguemos a reocnocer. También nos trajo el debut de un chico raro de verdad: Kirin J. Callinan. El aussie es capaz de reivindicar a Bowie, a Ultravox y a Nine Inch Nails a la vez y salir indemne. Un nombre a tener en cuenta en el futuro.
 
En esas semanas tuvimos la llegada del esperadísimo (por muchos) cuarto disco de Franz Ferdinand. Los chicos de Kapranos tienen la máquina engrasada: Guitarras punzantes, ritmos pegajosos, estribillos certeros. Se conocen el manual de Orange Juice o XTC a la perfección, pero, ¿hasta cuando se les va a permitir repetir el primer disco?.

 Los que siguen algo perdidos son los neoyorquinos MGMT, que tras su algo fallido Congratulations siguen buscando el camino que les devuelva a hits como Time To Pretend en su homónimo tercer disco. ¿Dónde está Dave Fridmann cuando se le necesita?

Janelle Monae sigue sabiendo lo que quiere y lo demuestra en su segundo trabajo, The Electric Lady. Coproduciendo su música y de nuevo rodeada de amigos (Prince, Solange o Erikah Badu) ha facturado un disco que, si bien no es un granero de Tightropes, es una colección de Soul y Funk de factura clásica aderezado con unas gotas de RnB.

Septiembre llegó con lo nuevo de Neko Case y otra de nuestras chicas raras favoritas, Julia Holter. La canadiense sigue en su carrera de fondo con The Worse Things Get… , y la inquieta angelina Julia Holter se ha tomado “algo más de tiempo” para fabricar su tercer álbum (sacó sus dos primeros largos en un solo año: 2012). Loud City Song es tan delicado (a la par que oscuro) como sus anteriores entregas. Nos alegra ver como los barceloneses Delorean siguen cosechando una buena acogida en el extranjero con su propuesta bailable, etérea y hedonista. Recibimos con ganas el nuevo trabajo de los “otros” Crystal: Crystal Stilts. Nunca serán una banda de la primera división, pero en Radio Flamingo nos encanta esa mezcla de 13th Floor Elevators, Joy Division y Jesus And Mary Chain.

El verano no pudo terminar mejor al conocer la publicación del segundo disco del brasileño Tiganá Santana, auténtico fetiche para el que os escribe. El bahiano Tiganá, heredero de músicos como Milton Nascimento o Márcio Faraco, es capaz de unir los ritmos brasileños con la sonoridad africana de gente como Ali Farka Touré o Toumani Diabaté. Una auténtica delicia para los sentidos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario