Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Por Juanjo Baquedano

En la anterior entrega de Radio Flamingo sobre la música Pop y el cine le dedicamos una líneas a una serie de bandas que tomaban su nombre de personajes de películas. En esta segunda entrega vamos a centrarnos en aquellos grupos que directamente se apropiaron cual vampiros de toda la película.

Si hiciéramos un estudio cronológico de las bandas aquí seleccionadas veríamos que el pistoletazo de salida lo dieron los británicos The Searchers, que sacaron su nombre de una de las obras maestras de John Ford, bautizada en España como Centauros del Desierto. Los de Liverpool, herederos del sonido de Buddy Holly, rivalizaron con los primeros Beatles y ayudaron a crear aquello que se llamó Mersey Beat.  Durante esa década vital para la música no abundan los casos de conjuntos deudores del cine, siendo los años 70 (y sobre todo los 80) la época en que este hecho se hizo más común.
En la lista que hoy te presentamos encontraremos grandes películas dignas de todos los galardones a lomos de bandas de tercer orden (como los norteamericanos Río Bravo o los ingleses Blow-Up) al igual que pequeñas cintas de culto superadas con creces por quien las adoptó, como serían los caso de Black Sabbath o My Bloody Valentine.

Los zaragozanos Días de Vino y Rosas tocando Biarritz en directo en la mítica sala En Bruto en 1993

Cualquier género es susceptible de ser homenajeado, desde el expresionismo alemán y clasicos europeos a la serie B. De la nouvelle vague y el Free Cinema inglés al cine bélico. Algunos filmes de terror y bastante fijación por Russ Meyer. La nómina de directores homenajeados tampoco sería manca: Ford, Hawks, Hitchcock, Wilder, Spielberg, Visconti, Huston, Godard, Antonioni.
También en España sucumbimos a la tentación de vestirnos la piel que nos proporciona una película. En esa categoría encontraríamos bandas como los (primero oscuros y después castizos) Gabinete Caligari o las pizpiretas chicas de Objetivo Birmania. El cine de terror encarnado en los valencianos Los Chikos del Maiz, el melodrama de Días de Vino y Rosas o el cine de intriga en el que se apoyaron los también zaragozanos Niños del Brasil.