Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Por Mrsammr

Cuando empieza un año cualquier sensación de cambio (aunque no sea de época o siglo) se desliza con tal naturalidad que realmente deja de existir dicha transición. Aunque realmente nos parezca una alteración sustancial de la realidad, la nueva muda acaba adaptándose con la misma simplicidad con la que cualquier reptil cambia de piel.
Si extrapolamos esta sensación hacia algo tan evocador como la música, podemos decir que en este 2014 las pieles a nuestra disposición son totalmente variopintas. En cuatro meses podemos elegir entre blancas, tersas, negras, suaves… La sensibilidad propia que emite y recibe cada una de ellas nos atrae de tal manera que queremos celebrar esa variedad extrema de sensaciones sonoras a través de esta primera playlist en el primer tercio de año. Esa #musicadeotrapiel con la que nos vestimos cada vez que escuchamos algo que tiene menos cotidianidad que nuestra muda habitual está sujeta y bien atada a la propia, sin separar a la primera ni dar protagonismo a la última. No os asustéis… no somos reptiles, somos inteligentes. En la variedad radica el éxito del arte.

Empezando con las damas, la pluralidad que agrupan la depurada tradición al violín de Regina Carter con la inventiva electrónica africana (reminiscencias del todopoderoso Fela Kuti) de Ibibio Sound Machine parecen acercar y alejarnos el pasado, presente y futuro de tal manera que el tiempo se estira y se contrae de forma totalmente elástica.
Mirando del presente al futuro están las actuales e inquietas St. Vincent y Neneh Cherry, la cual ha conseguido romper un tanto sus propios esquemas optando por una actitud más ruda, menos adornada, donde la rítmica y la variedad percusionista se erige en protagonista junto con una voz que resulta magnética en sus momentos menos guerreros.

Por otro lado, la electrónica indie, aquella que no se quiere separar demasiado del pop pero sí derruir el reinado de la guitarra, bajo y batería para la realización de gemas ilustres (poperas o no) viene encabezada, entre otros, de artistas como East India Youth o la voz en falsete de Sohn, envuelta en equilibradas melodías electrónicas. Cabe destacar en este grupo el disco redondo de Trust, el cual consigue redondear algunos de los temas más pegadizos de este principio de año.

Del lado más electrónico el año empieza a desgranar grandes apuntes que hacen prever un año que, esperemos, siga acentuando la creatividad electrónica hasta descubrir nuevos sonidos y cumbres imperecederas. Del ambient e IDM con bases inventivas acabamos descubriendo un amigo de Nicolas Jaar, Valentin Stip, del cual próximamente hablaremos en este foro. Todo un descubrimiento ha sido la aparición de Torn Hawk y su divertida cara retro, la cual parece sacarse a través de diversa cacharrería propia de The Go Team, con una visión mucho más electrónica. Un verdadero cinéfilo y amante del VHS, del loop y del fuzz que consigue hacer un collage realmente atrayente e ideal para esta soleada época del año.

Para finalizar, no nos olvidamos de nuestras amadas guitarras y baterías, no se vayan a pensar que en este espacio huimos de lo que fueron las varitas mágicas de épocas pasadas (¿qué habría sido de aquellos que vivieron entre los 50 y los 70 sin ellas?). Toda una reverencia a las mismas se convierte el último trabajo de Colourmusic, envuelto en fiereza y en psicodelia. Con un carácter más exploratorio, Bombay Bicycle Club nos muestra su estilo más orientado a bollywood y a la world music, llegando a encontrarse reminiscencias del Peter Gabriel de su mágico So.

Toda una colección de pieles con la que absorver la energía de un año que promete ser realmente variopinto y cautivador.

MUSICADEOTRAPIEL #1