miércoles, 25 de junio de 2014

Crítica: X-Men - Días del Futuro Pasado

Por Isaac Moreira



X-MEN: DÍAS DE PASADO, PASADO Y PASADO

Si la crítica de la nueva entrega de X-Men ha tardado tanto en llegar a cine y otras drogas, ha sido porque a uno le ha costado organizar sus ideas. Al salir del cine no estaba seguro de si había visto una buena película o simplemente una excusa para comer palomitas sin más. Ya se sabe que tanta expectación nunca es buena, y en Días del futuro pasado vaya si había expectación: La vuelta de de Bryan Singer a la dirección (la persona que llevó a los mutantes al olimpo de las adaptaciones de comics), un elenco de actores impresionante, la aparición de los centinelas y algunos nuevos personajes bastante interesantes, adentrarse en la mitología mutante del futuro post-apocalíptico que les espera, y que X-Men: primera generación había insuflado nueva vida a una franquicia que estaba dando tumbos gracias a X-Men: la decisión final (y las de Lobezno tampoco ayudaron mucho).

Bryan Singer es un buen director, eso es innegable. Pero en mi humilde opinión no ha sabido sacarle todo el partido a lo que tenía entre manos. El oscuro futuro teórico le había dado una oportunidad de oro para desmarcarse de la tradicional marca mutante: los humanos nos odian/somos mejores que ellos de Magneto vs. Hay esperanza/debemos aprender a vivir juntos de Xavier. Después de 6 películas de la franquicia, ya empieza a cansar. Cierto que siempre será un tema de fondo en X-Men, pero hay que evolucionar y dejar de centrarse en ya contado una y otra vez.

Las escenas del futuro son un poco insulsas. Los X-Men del futuro, no aportan más que músculo, acción y efectos especiales. Y ojo, que tenemos allí a Ian McKellen, Patrick Stewart o a Ellen Page. De hecho, la pobre Halle Berry apenas tiene frases, por no decir ninguna. Les falta transmitir algo de dramatismo, a parte de servir como impulso a la historia. Eso sí, la acción cumple.

Las escenas del pasado, donde se centra el film, se  podrían dividir en dos partes: la primera mitad que le debe más a X-Men: primera generación y es donde mejor funciona la película y la segunda mitad en la que volvemos a caer en los viejos y repetidos clichés de la saga.

Volvemos a ver como integran en la trama parte de la historia de Estados Unidos con menor o mayor acierto (es cuestión de gustos) y la forma de reencontrarnos con los personajes de Primera generación funciona bastante bien. Puede que choque la presentación de Xavier o de Hank McCoy, ya que los encontramos en situaciones muy diferentes a como los dejamos, aunque la explicación que dan puede pasar (una vez más, cuestión de gustos). Han atado cabos y usado los destinos de algunos otros personajes de forma muy funcional y con sentido para la historia. McAvoy, Fassbender Jackman, Lawrence y Dinklage cumplen de sobra y hasta da la impresión de que podrían haber dado más si la película no se fuera cerrando poco a poco en torno al manido final que persigue a los X-Men.

Seguramente habría sido una gran película si no acusara el desgaste de tener tantas entregas anteriores. A una mala, siempre nos quedará LA escena (sí, la de Mercurio) para el recuerdo, cuando menos.

Nota 6.5

Ahora un poco de SPOILER para comentar algunos agujeros de guión importantes respecto a la continuidad entre las partes:
-¿Soy el único que no ha olvidado que a Magneto le habían quitado los poderes al final de X-Men 3 con el suero sintetizado gracias a Sanguijuela? ¿Como es que los vuelve a tener en el futuro?
-¿Sigo siendo el único que se acuerda de que a Xavier lo desintegró Fénix en X-Men 3? Vale que había pasado su consciencia a otro cuerpo, pero A OTRO CUERPO. No deberíamos haber visto a Patrick Stewart.
-En Lobezno inmortal, Lobezno pierde el adamantium de las garras de una mano. De repente las vuelve a tener forradas de adamantium
-¿Kity Pryde con poderes para hacer viajar mentes al pasado? ¿Desde cuando?
-¿Por qué la consciencia de Lobezno vuelve del fondo del agua a 30 o 40 años mas tarde en su cuarto en la mansión? ¿No debería haberse quedado allí y seguir en el cuerpo hasta el final? Y ¿Qué fue del Lobezno que había existido, con todos sus recuerdos, hasta que llegó la mente del futuro pasado? ¿A nadie más le parece mal?
-Lobezno, que envejece muchísimo mas lento que un humano normal y en el futuro tiene canas cuando todos los demás están igual ¿Había perdido su factor curativo o qué?
-¿Tendrá Lobezno adamantium o no, al ser recogido por Mística en lugar de Stryker?
-¿Magneto cambia la programación de los centinelas por meterles una vía de tren dentro? Menudo ingeniero informático/robótico. Y sin mirar ni nada.

Seguramente las respuestas a estas y muchas otras preguntas estarán en algo a lo que nos tienen muy acostumbrados los mutantes. Mundos alternativos, por lo que no hay que preocuparse de continuidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario