viernes, 31 de octubre de 2014

Películas Para Halloween: Una Historia de Fantasmas


¿A quién no le gustan las historias de fantasmas? El viejo cuento de terror al calor de la hoguera, los relatos de Poe, la casa encantada del pueblo que nadie se atrevía a visitar...en la memoria colectiva los aparecidos nos han hecho pasar buenos/malos momentos. Las películas de fantasmas son otro clásico recurrente en la historia del cine, y a ellas le dedicamos este dossier de Halloween.
Del clásico relato de espíritus ingleses a la mitología japonesa, de la comedia romántica pasando por el gore,  de la animación tradicional al claymation; esta clase de films han sido tratados de las más variopintas maneras. Aquí os dejamos una lista para que paséis la noche de difuntos de la manera que más os guste. Feliz Halloween.

Ilustración de Erica Fustero


MICKEY MOUSE: FANTASMAS SOLITARIOS (Walt Disney's Mickey Mouse: Lonesome Ghosts, Burt Gillet, USA, 1937)
Por Iván Fanlo

Al ratón más famoso del mundo siempre le ha quedado bien lo sobrenatural y lo misterioso, la épica escena de Fantasía o muchos sus cortometrajes, por poner un ejemplo, tenían esta temática; incluso sus juegos de Master System (dos de los mejores de la vieja consola de Sega) trataban estos asuntos.
Pues bien, uno de sus cortos más famosos es el increíble Lonesome ghost, donde un grupo cazafantasmas -formado por Mickey, Pluto y Donald- se enfrenta a unos aburridos fantasmas que se aprovechan de nuestros simpáticos amgios para divertirse un poco a costa de ellos. Quizá hoy en día pueda parecer que todo está muy trillado, pero precisamente es esta obra, dirigida por Burt Guillet, la que ha creado escuela. Sólo hay que fijarse en ciertos trabajos de Abbott y Costello o incluso Sam Raimi y Peter Jackson (juntando el  slapstcik con el gore) para ver los paralelismos. Obra maestra de la animación tradicional.


EL FANTASMA Y LA SEÑORA MUIR (The Ghost and Mrs. Muir, Joseph L. Mankiewicz, USA, 1947)
Por Iván Fanlo

Maestro de maestros, Joseph L. Mankiewicz tiene una de las carreras más modélicas de la historia del cine. En su afán por tocar todos los géneros, su trayectoria está llena de sorpresas como El fantasma y la señora Muir, una comedia romántica con tintes fantásticos. Mankiewicz nos cuenta, de manera sencilla y muy elegante, la historia de amor entre una joven viuda, que va a vivir a un viejo caserón en la costa, y el fantasma de un marinero, antiguo propietario de la casa.
Una manera distinta de afrontar los visionados para Halloween pero que no defraudará a los amantes del buen cine clásico, además de dejar una sensación final de buen rollismo increíble.


OPERAZIONE PAURA (Mario Bava, Italia, 1966)
Por Iván Fanlo

Mario Bava realizó durante los gloriosos años 60 alguna de las películas más importantes para la historia del cine fantaterrorífico. Obras tan influyentes como Diabolik, Seis mujeres para el asesino, Terror en el espacio o La máscara del demonio han hecho que Operazione paura caiga en el olvido de muchos fans e incluso se le considere una obra menor. Nada más lejos de la realidad.
Operazione paura es un asombroso cuento de terror gótico, de un acabado impecable, que seguramente hizo las delicias de un joven Tim Burton. Una historia clásica de fantasmas (telita con esa niña fantasmagórica) en el que la gran dirección de Bava, apoyada en una maravillosa(es decir poco) fotografía de Antonio Rinaldi y el propio director, crean una atmósfera perfecta para llegar a conseguir momentos de autentico pavor. Al menos para el que escribe estas líneas, un pequeña obra maestra.


LA LEYENDA DE LA CASA DEL INFIERNO (The legend of hell house, John Hough, Reino Unido, 1973)
Por Isaac Moreira

Gran película de culto y uno de los mejores films sobre casas encantadas. La trama no podría ser más sencilla: un millonario quiere una prueba de la existencia de vida tras la muerte, para ello contrata, para pasar una semana en una siniestra mansión con pasado oscuro, a una médium, un parasicólogo de actitud escéptica acompañado por su mujer, y al único superviviente de la última investigación en esa casa. Y, sin embargo, la historia es capaz de sorprender al espectador. Fue una producción de bajo presupuesto, sin gran parafernalia ni apenas efectos especiales, pero a cambio, o a raíz de esto, consigue un ambiente extraño, inquietante, misterioso y siniestro. Apoyándose, tan solo, en cuatro actores que llevan todo el peso del film con maestría, en el gran escenario donde se encuentran, en una banda sonora de fondo que insinúa en lugar de intentar aterrorizar y, sobretodo, en el excelente guión de Richard Matheson (autor de Soy Leyenda, El Increíble Hombre Menguante o Twilight Zone, solo por citar algunas de sus obras). Matheson demostró ser un escritor con mayúsculas, una vez más, adaptando para el cine su propia novela.


POLTERGEIST (Tobe Hooper, USA, 1983)
Por Álvaro Tejero

Pocas cosas originales se pueden decir de un referente del cine de los 80 instalado en el imaginario colectivo con esa frase que todos hemos dicho delante de la televisión alguna vez: "Ya están aquí".
Lo mejor, por tanto, es acudir a la experiencia personal. ¿Qué significó Poltergeist para un niño que la vio por primera vez a los 6-7 años?...un acojone adictivo, acompañado de pesadillas, que fue una de las causas que le hizo evitar el cine de terror durante bastante tiempo. Escena clave: un niño durmiendo plácidamente antes de ser atacado por un terrorífico árbol.
Nunca se sabrá quién dirigió realmente Poltergeist, pero está claro que la historia y el ambiente en que se desarrolla recuerda inevitablemente al universo de Spielberg, que vuelve a situarnos en un suburbio residencial con una familia común de clase media (ahí tenemos E.T o Encuentros en la tercera fase). Y es esa normalidad lo que hace más efectivo los acontecimientos paranormales posteriores.
Si tienes un hijo pequeño, una sesión con Poltergeist durante la tarde-noche de Halloween sería uno de los planes más recomendables.


EL MISTERIO DE LA DAMA BLANCA (Lady in white, Frank LaLoggia, USA, 1988)
Por Paco Latorre

Película tan blanca en espíritu como en su título, que ocurra en la noche de Halloween hace que DEBA  estar aquí. Muy de los ochenta, El misterio de la dama blanca resultaría un híbrido de  leyenda urbana y del cine infantil  propio de aquella década vacunada contra la nostalgia.
Su director, Frank LaLoggia, que había desbarrado lo suyo con su Lucifer, tomó los ansiolíticos necesarios mientras leía viejos comics de terror para darle  un punto que oscila entre el drama, el cuento clásico y la fantasía infantil dulce y ñoña. La ponían en Canal 9 por las tardes para cubrir el cupo de nervio a las sobremesas (aunque aquel programador cabrón tuvo también la feliz idea de poner Un hombre lobo americano en Londres a las diez de la mañana un sábado, pensad en el pitote que se montó) así que su material terrorífico está lejos de ser duro; pero la película tiene estilo, atmósfera y ritmo para que volver a verla no suponga un ejercicio inútil de revisionismo y sí un disfrute de primera categoría.


BITELCHÚS (Beetlejuice, Tim Burton, USA, 1988)
Por Isac Moreira

Antes de convertirse en un eterno homenaje a sí mismo, hubo una época en la que cada nueva película de Tim Burton nos sorprendía y maravillaba. Bitelchús fue su carta de presentación. Un shock para los cinéfilos. Una gran primera película que asentaría los pilares del estilo burtoniano (si pasamos por alto los cortometrajes). Con una historia muy divertida y original en la que una pareja de fantasmas ven horrorizados como su casa es comprada por una excéntrica familia. Como tienen poca experiencia y habilidad como fantasmas terroríficos y no consiguen echar a los humanos deciden contratar los servicios de un loco y temible exorcista de vivos profesional. Mucho humor negro y una genial banda sonora de Danny Elfman que le unió a Tim Burton de por vida.  ¿Cómo? ¿Qué no la has visto todavía? ¡¡¡Pues ya estás tardando!!!


AGÁRRAME ESOS FANTASMAS (The Frighteners, Peter Jackson, Nueva Zelanda, 1993)
Por Ivanckaroo Banzai

Indispensable comedia de terror y última gran obra "de autor" del a veces orondo Peter Jackson. Michael J. Fox es un viudo atormentado que se comunica con los muertos y malvive estafando a sus vecinos con la ayuda de dos fantasmas bastante torpes. Pronto se verá envuelto en una serie de extrañas muertes que le pondrán en el punto de mira de la policía, del prota de Re-Animator (brillantísimo su papel) y de un extraño homicida del más allá, nada menos que el hijo de Gary Busey. También sale Dee Wallace, reina del género, en uno de los papeles más interesantes de su carrera. Se la pegó en taquilla pero lo tiene todo para entretener con calidad desde el minuto uno. Sólo pensar en ella dan ganas de verla.


THE RING - EL CÍRCULO (Ringu, Hideo Nakata, Japón, 1998)
Por Iván Fanlo

Parece mentira, pero ya han pasado más de 15 años desde que The Ring golpeó el mundo del terror y puso de moda el horror asiático en todo el mundo. Los años 90, salvando excepciones, supusieron un pequeño receso en el cine fantástico;  Ringu supuso el soplo de aire fresco que los fans del género necesitaban.  El estilo reposado de Nakata y la mezcla entre terror, thriller de investigación, drama familiar e historia de fantasmas puede parecer muy visto en la actualidad; por aquel entonces, no lo era tanto. El éxito de El círculo, como se llamó en nuestro país, -y la llegada de decenas de cintas de horror asiático- es el mismo que la mató poco a poco: precuelas, secuelas, versiones coreanas, remakes americanos, serie de televisión,...
Puede que verla hoy en día por primera vez no suponga la experiencia terrorífica que supuso en 1998, pero sin duda el film ya forma parte de la historia del cine de terror moderno.


KAIRO - PULSE (Kairo, Kiyosi Kurosawa, Japón, 2001)
Por Paco Latorre

Escribía Enrique Vila-Matas en su Dietario voluble algo así (cito de memoria) como que el terror de Kairo estaba en el retrato del hikikomori y su desconexión de la realidad para ficcionarla patológicamente (como esta cita, vaya).
A Kairo le hace media justicia el haber aparecido durante el auge del J-Horror pues si bien es una maravillosa película de terror -la escena del sofá, nuff said- que casi por mimetismo cronológico no puede evitar ciertos patrones de ese movimiento, el verdadero terror está en pintar con brocha cuando toca y con puntillista pincel en casi todo momento la psicosis de una sociedad globalizada e incomunicada bajo -y la contradicción no es gratuita- el virus masivo de la comunicación: mayor es el aislamiento cuanto mayor las posibilidades técnicas de comunicación. 
Dos horas de grandioso cine de terror apocalíptico (y puede que algo exagerao) en los que uno suspira por quedarse sólo con los sustos y el miedo de la epidermis, porque lo que hay debajo no acojona bastante más.



LA GRAN GUERRA YOKAI (Yôkai daisensô, Takeshi Miike, Japón, 2005)
Por Ivanckaroo Banzai

Todos sabemos que los japoneses están majaras; con el arroz hacen vino en vez de paella, pagan por acariciar gatos y pixelan el porno como si nadie supiera lo que está viendo. También hacen películas infantiles de guerras masivas entre fantasmas y monstruos como esta La gran guerra Yokai. La trama narra cómo un chavalín es elegido protector del mundo en las fiestas de su pueblo sin que el resto de la humanidad tenga voz ni voto, emulando a los altos cargos de la Unión Europea. El mozo se ve envuelto en la típica lucha entre el bien y el mal acompañado de un ejército de yokais, espíritus y seres sobrenaturales de la mitología japonesa que, en su inmensa mayoría, fuera de la isla de sol naciente solo son conocidos por el sector más ultra del expomanga: fantasmas con cuellos larguísimos, faroles con pies, papeles con ojos, kappas, señoras que hablan por la nuca o el famoso gol fantasma de Michel contra Brasil del Mundial 86.
Pese a comenzar resultona gracias a su director Takashi Miike que entre el desayuno y el almuerzo puede rodar, así  a ojo, un musical, una peli gore y una comedia basada en un videojuego, La Guerra Yokai es poco dúctil para el público occidental por la miríada de referencias del folclore, además de sus más de dos horas de duración.


¡ME HA CAÍDO EL MUERTO! (Ghost town, David Koepp, USA, 2008)
Por Álvaro Tejero

Aunque sea Halloween no todos los fantasmas que nos visitan deben ser terroríficos, es  más, lo más probable es que sean unos pesados con más problemas que nosotros como demuestra Me ha caído el muerto.
Está película, cuyo título es español hace pensar en una cinta de Chiquito de la Calzada, captura sin embargo el espíritu de las comedias clásicas de Hollywood al estilo de Frank Capra; con un protagonista (primer papel central en USA para Ricky Gervais) en la senda de comedias clásicas modernas como Mejor...Imposible: es decir, alguien que no aprecia demasiado al resto de la humanidad y es dentista para demostrarlo.
Por supuesto, cambiará, ya que tras estar a punto de morir en una operación comenzará a ver a los muertos que se han quedado entre nosotros para resolver sus problemas pendientes. Uno de ellos será Greg Kinnear, haciendo de sí mismo, que le pedirá que ayude a su viuda a no acabar con el hombre equivocado. Sabemos el final, pero viajamos hasta él con tanta elegancia. sarcasmo, ligereza e inteligencia que no podemos evitar acabar con una sonrisa boba en nuestro rostro.


INSIDIOUS (James Wan, U.S.A., 2010)
Por Ivanckaroo Banzai

Pelotazo de taquilla del pope del thriller/terror, James Wan, co-responsable de Saw. Una familia típica americana se muda a una nueva casa donde son sobresaltados por espectros y acechados por una especie de demonio con muy mala virgen que abduce el espíritu de uno de los hijos hacia una especie de dimensión espectral. En una estructura similar a Poltergeist, descubren que tanto ese hijo como el padre poseen una capacidad sobrenatural para adentrarse en fantasmalandia, con el consiguiente riesgo de no poder regresar a su cuerpo y que éste sea poseído por el demonio o uno de los espíritus que por allí pululan. Supuestamente porque tienen el mono de estar vivos, aunque todos sabemos que lo que quieren es toquitearse, los muy pervertidos.
Sin ser ni más ni menos que una peli de sustos, la tensión de cuándo va a aparecer el demonio en segundo plano cruzando el salón o el próximo golpe de trompeta está perfectamente medida y en conjunto está todo bien ordenadito y aseado. Recomendada para una noche en el sofá a oscuras en buena compañía.


PARANORMAN (Chris Butler, USA, 2012)Por Iván Fanlo
El Studio Laika ha conseguido, con tan sólo unas pocas películas a sus espladas, ser una de las cabezas visibles del cine de animación realizado con plastilina, sobre todo gracias a un estilo muy marcado, tanto temáticamente como en la forma de hacer sus trabajos. Ya con Los mundos de Coraline dieron un toque de atención a todos amantes de este tipo de cine.
Paranorman es un homenaje en claymation al cine de terror de los años ochenta y ya sólo su genialérrima presentación, un homenaje a la cultura del vhs, es toda una declaración de principios. La historia gira en torno a  Norman, un niño con la capacidad de ver a los muertos, que deberá salvar su pueblo de zombies y brujas. Si a todo esto le sumamos la delicadeza con la que está hecha y su asombroso acabado final, Paranorman es la propuesta perfecta para poner en Halloween a los más pequeños (y no tan pequeños) de la casa.




No hay comentarios:

Publicar un comentario