Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.
Otra vez final de año y aquí me hallo presto de nuevo a ofrecerte una selección de los mejores discos que nos han acompañado durante este 2014 que agoniza. Si bien el año pasado esa lista respondió a mi gusto y (escaso) criterio personal, para esta nueva selección anual he abierto las puertas de Radio Flamingo a unos tipos de orden y bien con los que confeccionar un mapa sonoro más global.

Como de bien nacido es ser agradecido, he pedido la aportación en primer lugar, del líder supremo de este blog, Iván Fanlo (nótese que a pelota no me gana nadie), para que aporte su sabiduría y su conocimiento. Otra pluma invitada ha sido la de Samuel Benito, compañero de batallas en numerosos conciertos y festivales, cuya particular sensibilidad musical también podéis leer por aquí en Cine y Otras Drogas. Y por último he llamado a filas a Manuel Mercado, el último incorruptible de este país, con quien he mantenido más que interesantes charlas en las redes alrededor de esto de la música Pop y a quien he tenido la suerte de desvirtualizar y poner cara. Uno de los hallazgos de este 2014.

El referido cuarteto nos hemos enzarzado desde hace semanas en un arduo debate sin cuartel para traerte ahora esta lista de 25 discos que bien podrán reflejar y dejar escrito para el futuro lo que sucedió musicalmente en este 2014.

Juanjo Baquedano

MEJORES DISCOS DEL 2014
1 · St. Vincent – St. vincent

Reseñar el que es el mejor disco del año, uff que marrón, un trabajo que no parece que sea de este planeta.  En la primera escucha, de la que se autodefine como weirdo, piensas Kraftwerk, Bowie, Nick Cave, tan pronto es minimalista, como barroco, pero a la vez distorsionado, eclectico y sorprendente para bien. Pero la formula a priori confusa, funciona, todo esta en su justo lugar tanto en los medios tiempos, con melodias deslumbrantes,  como  “Prince Johnny” o a “I Prefer your Love”, “Seven Crossed Fingers”. Lo mismo vale para los temas mas intensos, donde las guitarras mandan como “Rattlesnake”, “Birth in Reverse”, “Bring me your loves”“Psycopath”. En resumen, no es la poción sino la magia lo que buscaba Annie Clark y lo ha conseguido. Manuel Mercado

2 · The war on drugs – Lost in the dream

Lost in the dream es un trabajo luminoso, evocador, que invita a espacios abiertos.  Nos llama a la escapada, a conducir por una carretera desierta una mañana de septiembre. Una producción limpia y esmerada la de los de Philadelphia que lleva su rock de raíz americana a otro nivel,  de la mano de unos teclados que lo envuelven y lo sitúan en el entorno de los años 80, al calor de las producciones de Springsteen, Tom Petty, Waterboys o el Dylan de Knocked Out Loaded o Under The Red Sky. Con ese armazón brillan con luz propia canciones como “Eyes to the wind”, “Burning”, “An ocean between the waves”, “Under the pressure” o “Red Eyes”. Tan solo una cosa le pedimos al bueno de Adam Granduciel: Que siga así. Juanjo Baquedano

3 · Wild Beasts – Present tense


Si hay constantes en la carrera de Wild Beasts, son romanticismo, sofisticación, finura, buen gusto. En este disco estas, se aunan con canciones densas, pero a la vez intensas, que exigen cierto detenimiento al oyente. Prueba de ello son “Sweet Spot”, “Wanderlust”, “Nature Boy”, “Palaces”. Manuel Mercado

3 · FKA Twigs – LP1
El debut un tanto futurista y con cierto aire a The XX de FKA Twigs viene acompañado con cierta polémica sobre su acierto verdadero o falso sobre la canción en sí. LP1, guiado por artefactos cercanos al trip-hop y una dulce y sexual voz totalmente R&B de Tahliah Barnett, puede menospreciarse por intentar ser una obra ultramoderna buscando su hueco en lo más innovador de su era. Pero quizá no haya que rebuscar tanto para poder disfrutar de un discurso totalmente creíble y, claro que sí, original ayudado de un genio en la producción como es el venezolano Arca. Samuel Benito

5 · Future Islands – Singles

Siempre tratan de buscarlos, pero los que realmente lo consiguen no dejan de desmentir su estricta y única búsqueda. Singles no sólo es un título del nuevo disco de Future Islands, es la vía sobre la cual cimentan un álbum repleto de eso, singles, pero de la misma manera consiguen huir de hypes o presencia finita en las colecciones de los melómanos a través de sus mágicas y ochenteras melodías. Nada definitivamente innovador, pero con una personalidad (sobre todo en los mil y un registros de la voz de Sam Herring) y una solvencia realmente sobresalientes. Samuel Benito


6 · Owen Pallet – In conflict

El niño prodigio hace tiempo que ha dejado de ser un niño, pero no por ello ha dejado de ser un genio. Esa chispa de genialidad la sigue teniendo en este In Conflict. Barroquismo bien entendido, al servicio de las canciones, en el que combina esos teclados y sintetizadores con arreglos florales de pop fantasioso como colchón de su característico falsete. El canadiense trae aquí un ramillete de canciones para rompernos el corazón y/o acariciarnos el alma, como “I am not afraid”, “In Conflict”, “Song for Five & Six” o “The Passions”. Juanjo Baquedano

7 · Wye Oak – Shriek

Han acertado de pleno el dúo de Baltimore al despojarse de las guitarras del pasado y acercarse a lo sintético en Shriek. En este nuevo traje su propuesta gana en profundidad y, si bien una primera escucha podría ponerles en la órbita de sus paisanos Beach House (aunque deberíamos ser más justos y apuntar a influencias comunes como Cocteau Twins  o a los británicos Eurythmics), convendremos que ahora la delicada voz de Jenn Wasner luce con mayor intensidad. Un buen puñado de canciones vaporosas y sedosas, pero no faltas de emoción. Juanjo Baquedano

8 · Beck – Morning phase

A estas alturas hablar del eclecticismo de Beck es más bien una tontería, desde principios de los 90 lleva regalándonos discos y canciones para el recuerdo sin miedo a meclar estilos y a reinterpretarse. El preciosista Morning phase es un disco maduro e intimista en el que el californiano se desnuda y explota su faceta más acústica, superando con creces aquella bonita probatina anterior llamada Sea change. El disco perfecto para cualquier mañana de verano. Una delicia. Iván Fanlo

9 · Sharon Van Etten – Are we there

Folk-Rock, atmosferas lo-fi, voz exquisita, una delicia, canciones devastadoras como “Tarifa”, “Your Love is Killing”, “Every Time the Sun comes Up”, “Your Love is Killing me”. Arreglos encaminados a acrecentar, unas canciones llenas de perdida, dolor, honestidad, la volatibilidad del amor, finales abiertos,de respuestas que sabes que no serán contestadas. Una contradictoria exquisitez emocional y musical. Manuel Mercado

10 · Caribou – Our love

El cuarto trabajo de Dan Snaith bajo el alias de Caribou es un dignísimo sucesor de los reconocidos y multipremiados Andorra y Swim. Un disco intimista pero abierto al baile de manera contenida y sosegada en cortes como “Can’t do without you”, “Second Chance” o “Our Love”. También hay momentos donde  se nos muestra el Dan más monumental en canciones como “Silver” y “Back Home”. Texturas, capas y arreglos marca de la casa para hablarnos del paso del tiempo, la estabilidad tras la ruptura emocional. Our Love es, finalmente, un trabajo optimista y luminoso. Juanjo Baquedano

11 · Perfume Genius – Too bright

La oscuridad que rodeaba a Mike Hadreas sumaba enfermedad, adicción, incomprensión y otros ingredientes tan presentes en la sociedad, y el americano ha sabido dirigirlo hacia algo tan útil tanto para el como para nosotros, sus oyentes, en un perfecto y atrayente tercer disco. Sin dejar a un lado sus falsetes y los mágicos pianos como “Too Bright” o “No Good”, aparece enrabietado un tanto en la gran “Queen” o a través de la suciedad electrónica de “Grid”. Esta mayor variedad estilística y su estado de gracia lo elevarán a lo mejor de las listas de este año. Samuel Benito

12 · Tune-Yards – Nikki Nack

El experimento consistente en mezclar varios estilos de manera un tanto excéntrica, combinarlos con todo tipo de juegos vocales cuya finalidad es construir una canción básicamente pop (en su más amplio significado) suele llevar a la pérdida de sensibilidad o rigor a la hora de poder entablar una relación de atracción con el oyente. No es el caso de Tune-yards, consiguiendo mezclar ritmos africanos, psicodelia electrónica, dub, funk, hip-hop… Discurso colorista en extremo. Samuel Benito

13 · S. Carey – Range of light

Sean Carey vuelve a levantarse de la batería de Bon Iver para regalarnos uno de los discos más bonitos de este año. Range of light demuestra, ya no sólo lo bien que se sabe rodear el bueno de Justin Vernon, si no que Carey ha crecido como solista tras aquel All we grow, su primer y también destacable primer disco. Dificil, muy dificil que temas como “Glass/film”, “Fire scene”, “Alpenglow” o “Neverending fountain” no se instalen en la memoria para siempre e incluso saquen alguna que otra lagrimita. Un viaje lleno de montañas de melancolía y de preciosos paisajes sonoros. Iván Fanlo

14 · Real Estate – Atlas

Atlas fue la vuelta a los ruedos de Real Estate en este 2014 tras el exito recogido con su anterior trabajo, Days. Quizá este peso ha sido el que ha llevado a que el grupo no haya arriesgado del todo(o nada), ¡pero que narices! No seré yo quien se lo eche en cara si nos regalan cosas como “Talking backwards”(uno de los temas indiscutibles del año), “Crime” o “Had to hear”. Eso si, ´la crítica ya les ha dado un poco la espalda, deberían hacer algo para que sus fans no lo hagan con su siguiente movimiento. ¿Renovarse o morir? Iván Fanlo

15 · Run The Jewels – Run the jewels 2

Como si de un mero ensayo se tratara, el desenfadado segundo disco del dúo norteamericano Run the Jewels nos muestra su mejor cara, con la maestría clara de El-P en la producción (bases profundas menos abrasadoras que por en sus propios discos) y a Killer Mike lanzando misivas a todo lo que se mueve. El tono juguetón y divertido hace deslumbrar el disco y se nota que ha sido la pieza clave para que suene tan redondo todo el álbum. A destacar las colaboraciones de Travis Baker y, sobre todo, un gran Zack de la Rocha. Samuel Benito


16 · Sílvia Perez Cruz/Raül Fernandez Miró – Granada

El segundo trabajo de Silvia Pérez Cruz, esta vez con Raúl Fernandez (Refree) compartiendo focos, es una pequeña catedral construida con precisión. Una invitación a un viaje a lo universal desde lo tradicional y local, a lomos de las guitarras desnudas y milimétricas de Raül, en el que Silvia Pérez Cruz luce como una diosa griega. Silvia y Räul son capaces de dar un cuerpo común a gentes tan aparéntemente dispares como Cohen y Edith Piaf, Llach o Morente, Pau Casals, Albert Pla, Fito Paez, María del Mar Bonet y Violeta Parra. Este disco es ya un clásico de la música catalana y española. Una carta de navegación para surcar la mar océana. Juanjo Baquedano

17 · Ty Segall – Manipulator

Hay quien lo define como el alumno aventajado de Beck,  autor de otro de los grandes discos del año. Un autor tan prolífico, como Ty Segall, no cabe reducirlo a eso, en este disco, el mejor disco de rock del año,. se manifiesta lo que en los ultimos discos apuntaba ya este estajanovista del rock, garage, riffs poderosos, psicodelia y humor. En el inicio del disco destacan “The Faker”, “Tall Man Skinny Lady”, “The Singer”, y las  baladas-dramedias, “The Feel” y “The Singer”. Manuel Mercado

18 · Ariel Pink – Pom pom

Excesivo, barroco, extravagante, lo-fi, loco, absurdo, pop,…y seguimos para bingo. Todos estos adejtivos, y más, podían ser los sinónimos que aparecerían si buscáramos Ariel Pink en un diccionario. Aún así, debajo de todo esto, Pom pom despunta como un disco casi perfecto en el que el catálogo de maravillas de nuestro demente preferido podremos saborear deliciosos singles pop (“Put your number on my phone”, “Plastic Raincoats In The Pig Parade”) , surf pasado por su filtro (“Nude beach a go-go”), parodia rockera (“Gothic bomb”) o  synth pop ochentero (“Not enough violence”). Iván Fanlo

19 · Elbow ‎– The Take Off And Landing Of Everything

Al menos para el que escribe esta humilde reseña, el disco de los de Manchester es uno de los mejores del año. The Take Off And Landing Of Everything es un armonioso destello de pop hecho con buen gusto qué brilla al compás de canciones perfectas. Elbow se toma su tiempo -el disco ronda la hora de duración para sólo 10 temas- pero una vez reposados, el dedo pulsa de nuevo el play para que canciones como “My sad captains”, “New York morning” o “This blue world” se queden como nudos en la garganta con los que querrás convivir para siempre. Delicioso. Iván Fanlo


20 · The Bug – Angels & devils

Tras el monumental London Zoo, Kevin Martin se refugia en un Londres gris y un tanto apocalíptico para facturar un nuevo disco que se divide en dos partes bien significativas. Angels es más hipnótico, más profundo y obsesivo. Sin duda el fantasma de Tricky parece inundar esta parte del disco, la cual desemboca en la parte más “maléfica” con un repleto de artistas conocidos acompañándolo: Gonjasufi, Death Grips, Inga Copeland… El dub y el dancehall siguen teniendo magia en sus manos. Samuel Benito


21 · Wovenhand – Refractory obdurate

Hablar de Wovenhand, es hacerlo de David Eugene Edwards, de blues-folk, de alt-country, y sobre todo en este su ultimo disco de post-punk. La prensa ha coincidido en que este era el “disco heavy” de DEE, pero la espiritualidad, la religiosidad  no se han volatilizado. La paleta de colores no se ha vuelto mas pesada solamente, se ha enriquecido con sonidos de otras tradiciones como en “Salome” donde la épica se mezcla con la tradición mas folk.  Lo mismo vale para “Obdurate Obscura” con la música nativa americana y escalas árabes. En otros temas, como “Good Shepherd King David”, aparece el post punk y los riffs y atmósferas mas ochenteras. Manuel Mercado

22 · Moodoïd – Le mondo möö

Los franceses Moodöid, liderados por Pablo Padovani, han sido una de las sensaciones en su país con su debut, producido por el Tame Impala Nicolas Vernhes. Le Monde Möö es un disco cuyo vehículo principal son la psicodelia y el glam (redondas “La Lune” y “Les Garçons veulent de la magie”) aderezadas por juegos de voces femeninas y capas de teclados que le aportan un aire nocturno y sugerente. Un trabajo trufado con incursiones en la nueva ola (“Machine metal”) y el funk- jazz (“Heavy metal Be Bop 2” o “Bongo Bongo Club”) o sinfonismos de aire arabesco (“Les chemins de traverse”). Juanjo Baquedano

23 · Death From Above 1979 – The physical world

10 años despues, tras ruptura de la banda, documental y reunficación, vuelven con un poderoso disco, que suena  a hardrock, evoca al punk  y electrónica. En The Physical World los riffs y guitarras distorsionadas, se suceden en cortas canciones que no son un mero alarde de energía, sino que traducen la madurez del que  sabe a donde va. Destacar “Trainwreck 1979”, “Government Trash”, “Cheap Talk” y los ecos a Springsteen de “White is Red”. Manuel Mercado

24 · First Aid Kit – Stay gold

Las hermanas Söderberg no están aquí para cambiar ni revolucionar el folk, ni muchos menos, pero lo que hacen lo hacen tan bien que nadie diría que son suecas. Tirando por la corriente mas mainstream o clásica del género, Stay gold es una pequeña joya para todo aquel que se canse de tanto moderneo dentro del folk-country actual y que quiera darse un paseo por las raices de este estilo, visto por los luminosos ojos de First Aid Kit. Iván Fanlo

25 · Swans – To be kind

La magia negra que destila Michael Gira desde The Seer se ve nuevamente reflejada en To Be Kind, con la misma aura chamanista que su predecesor pero con mayor parte dirigida al hipnotismo quizá. Distorsión, frases repetidas y sonoridades varias llevadas al extremo de los minutos y los sentidos. El exorcismo provocado en To Be Kind no es indescifrable en sí, pero hace falta estar un tanto endiablado para poder envolverse en semejante ejercicio visceral e incómodo. Por favor, compruébenlo en directo. Samuel Benito


MEJORES DISCOS DEL 2014