Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Por Isaac Moreira

ANACLETO NUNCA FALLA

(VÁZQUEZ NO TIENE NADA QUE ENVIDIAR A STAN LEE)
Para empezar; reconozco que no soy lector de los tebeos de Anacleto, agente secreto, leí algunos de pequeño pero nunca me marcó como Mortadelo y Filemón o Superlópez. Sí que puedo decir que el propósito de la película era más inspirarse en el personaje de Vázquez que adaptar al cine sus historietas, y ha sido un gran acierto.
El director Javier Ruíz Caldera y los guionistas Fernando Navarro, Pablo Alén y Breixo Corral han encontrado el tono perfecto para Anacleto, agente secreto. Como punto de partida nos encontramos a un Anacletomayor, al que la edad y los recortes le alejan de sus años de esplendor como agente secreto, como un James Bond a punto de jubilarse. La organización para la que trabaja ya no es lo que era. Todo su personal y recursos tiene un aire añejo y castizo, sin haber sabido adaptarse a los nuevos y modernos tiempos. Sin embargo, la última misión de Anacleto derivará en una serie de acontecimientos que amenazarán a su familia. Esto hará que Anacleto use todas sus habilidades para protegerla y neutralizar a sus malvados enemigos.
Imanol Arias está tremendo como Anacleto. El físico, el traje, el flequillo, su eterno cigarro… no me puedo imaginar mejor encarnación para el personaje. Aparte de la caracterización, Imanol es un gran actor. Desempeña su papel con gran maestría, encontrando un equilibrio perfecto entre el implacable agente secreto y un padre castrante preocupado por su hijo. Otro gran pilar para el film es Quim Gutiérrez, el hijo. Un desastre de persona, sin más objetivos en la vida que ver pelis en el sofá y jugar a la Play station. Nadie como Quimes capaz de divertir tanto con esa mezcla de cobarde/ruin/miserable sin dejar de ser entrañable. El resto de actores (Berto Romero, Alexandra Jiménez, Carlos Areces, Rossy de Palma…) también cumple con su cometido.

El guión derrocha humor negro sin parar, incluso en las escenas de acción. Los diálogos son inteligentes y precisos. Sin relleno. Todo está pensado para que la película fluya con muy buen ritmo y sin altibajos. Las escenas de acción son bastante más que decentes y en algunos casos tan sanguinolentas que recuerdan a Tarantino. Y el atrezzo y decorado le dan un genial ambiente castizo/medio cutre. Como si Misión imposible o Jason Bourne pasaran por el filtro de José Luis Cuerda, Luis García Berlanga o La Cuadrilla.
Anacleto, agente secreto es sin duda una gran película. Esperemos que Superlópez siga la estela de esta (y ojalá que Diego Martín haga de Superlópez, yo no soy capaz de imaginarlo con ningún otro actor).

Nota: 8