Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

 Por Juanjo Baquedano

De manera cíclica aparecen en los medios noticias de denuncias de plagios que terminan en los tribunales o cuitas resueltas de manera más o menos amistosa. Hace ya varios meses, tras otros tantos  de polémica, resolvieron condenar por plagio a Robin Thicke y Pharrell Williams por “apropiarse” de material del sublime Marvin Gaye para confeccionar varios éxitos que el pelirrojo ha tenido en los últimos años. Y hace poco también tuvimos otro ejemplo en el caso de Tom Petty contra Sam Smith: El joven y multigalardonado artista británico fue alertado del parecido entre su celebrado hit “Stay with Me” y el “I Won’t Back Down” del rubio californiano. En contactos mantenidos a nivel amistoso entre sus entornos, llegaron a la conclusión de que nunca fue intención del segundo plagiar al primero (es más, manifestó no conocer la canción de la que partía la curiosa coincidencia) y que, buscando un camino intermedio y satisfactorio para ambos, incluirían a Petty como compositor de la canción y así todos tan amigos: Aquí paz y después gloria.

Son innumerables los casos como estos en la historia del Rock, desde el “My Sweet Lord” de George Harrison (acusado de plagiar a The Chiffons) a Rod Stewart acusado de plagiar “Taj Mahal” de Jorge Ben con el que consiguió aquel llenapistas que fue “Da Ya Think I Am Sexy?”. Incluso los Beatles lo fueron, cuando Chuck Berry les llevó a los tribunales por similitudes entre su “You Can’t Catch Me” y “Come Together”.

Consciente o inconscientemente todos los artistas beben de otras fuentes. Al fin y al cabo la música Pop es casi un hilo conductor que viene de los años del country y el rhythm and blues hasta nuestros días. Se retroalimenta y se desarrolla casi como la tradición oral, como en la época de los trovadores. Muchas melodías quedan en el inconsciente colectivo para que otros vengan y las adapten.

Tomando esas noticias como hilo, quiero ofrecer una colección de canciones conocidas por todos que nos evocan a otra composición anterior. No es mi intención entrar en polémica ni acusar a nadie de plagio con la playlist que traigo, ya que más bien lo veo como un homenaje al maestro, un guiño. Al final todos venimos (vienen) de nuestros padres y el hecho de soltar una ráfaga, una entradilla o un estribillo que recuerde a otro artista no es más que reconocerlo, en cierto modo: Sin ellos no existiríamos nosotros. En la siguiente lista encontrarás a algunos de los más grandes como Chuck Berry, Bowie, The Smiths, The Clash u Otis Redding, “tomando prestadas” ideas de otros que llegaron antes. Así como a luminarias del Pop español guiñándole el ojo a otros artistas, como Pegamoides, Radio Futura, Planetas o Bigott. No puedo garantizar tener las pruebas fehacientes de cada caso, en ocasiones el parecido es claro, pero en otras quizás sea mi calenturienta mente de oyente que me juega una mala pasada. Pero lo que sí puedo garantizar es que los las 18 canciones duplicadas (más 2 triplicadas) son altamente recomendables y disfrutables.