martes, 8 de diciembre de 2015

Crítica: Star Wars - Episodio II: El Ataque de los Clones

Por Ivanckaroo Banzai



Sale el Conde Mor, y en la 3... el general Grijander



Después del birrioso Episodio 1, la muchachada estaba dividida entre los que esperaban otro sonoro petardo y los que tenían fe en que Lucas hubiera aprendido de los errores, resolviera los muchos problemas de la primera y se centrara en la acción y la aventura; no en vano la película lleva la palabra "ataque" en el título. El resultado dio la razón a ambos grupos no dejando contento a nadie.

¡Qué rara es! Pero rara, rara. A lo largo del metraje uno se encuentra con un potaje de Arma Letal, Sonrisas y Lágrimas, y El Retorno del Rey; así a pelo seco. Y claro, la digestión luego se hace complicada.

Han pasado varios años desde el asalto a Naboo; ahora Obi Wan es un maestro con mullet y Darth Vader un adolescente con trencita a lo abertzale que le tira los trastos a Amidala, la cual se deja hacer encantada como buena asaltacunas. En cuanto a la trama, nuestros burócratas con espada favoritos se enfrentan una vez más a un misterioso oponente como preludio del Episodio 3, que en el fondo es el único que queríamos ver.


Tenemos en este ataque de los clones un primer acto donde Riggs y Murtaugh hacen tareas de vigilancia mientras discuten, persiguen a un criminal en coche, presumen de placa en un bar y dejan que el malo mate a su testigo. Falta Joe Pesci, sí; pero teniendo en cuenta que el papel le habría correspondido al odioso Jar Jar Binks, no podemos sino alegrarnos de que haya sido total y absolutamente defenestrado enviándole a jugar al Candy Crush al Senado galáctico. En beneficio de esta parte debo decir que la escena en que Obi Wan usa la Fuerza para quitarle los vicios a un yonqui es muy divertida.
¡Pero me gustaría de verdad que Lucas me explicase su concepto de amistad! Porque en la anterior trilogía se nos dejó claro que ambos Jedi eran amiguísimos ("hermanos", dijo Obi Wan en el Episodio 3) y yo lo que veo en sus conversaciones es la relación de dos compañeros de instituto que coinciden 10 años después en un curro y se recuerdan batallitas de clase y borracheras (es curioso como a lo largo de la película hacen referencia a aventuras que suenan mucho más interesantes que lo que estamos viendo).

En el segundo acto seguimos por un lado las aburridas pesquisas de Obi Wan hasta descubrir el ejército clon, y el nauseabundo y cursi romance de Amidala y Vader, con escena de rodar por la hierba incluida. Aquí no hay nada bueno y todo huele a rollo macabeo, incluida la explicación del ejército clon...algo de un Jedi que hace años encargó un ejército a cuenta de no sé qué, por orden de no sé quién. El mismo esfuerzo hice por entenderlo que el empleado por Lucas en explicarlo.
¡Pero me gustaría de verdad que Lucas me explicase su concepto de romance! No digo que en los primeros momentos, y más en la adolescencia, no haya abundancia del componente bucólico y sentimental, que lo hay y en abundancia; pero nada en la interacción entre la pareja me hace ver pasión y deseo, algo fundamental en una relación que se nos vende insistentemente como prohibida. Ni una mirada tórrida, ni una expresión de lujuria, ni una sonrisa de "al fin eres mía/mío", ni un silencio incómodo al no saber qué nuevo paso dar con el semblante serio tras un beso. Nada. Muy diferente a lo que vimos con Luke/Han y Leia anteriormente.


Finalmente la película llega a su clímax con un multitudinario combate entre drones, clones y Jedis y el famoso duelo entre Drácula y el Maestro Yoda. Esta es la parte que más recuerda a la anterior trilogía, más que por el combate en sí, por el intento de rescate de Obi Wan llevado a cabo por la parejita feliz.

Mucho se ha hablado de la catastrófica actuación de Hayden Chistensen. Yo no estoy muy de acuerdo. Por supuesto me parece un error de casting y no le veo al actor ni el carisma ni la presencia para dar cuerpo al legendario Jedi de las profecías. Pero la verdad, dudo que con lo mal desarrollado que está el personaje y unas líneas de diálogo dignas de un fanfic escrito por una chica de 12 años, ni Marlon Brando en su juventud hubiera podido salvar el papel. Toda la santa película se la pasa protestando, quejándose de todo y comportándose como un mocoso malcriado. Duele ver los ojos de Natalie Portman detrás de alguien tan insoportable.
Precisamente la evolución del personaje de Amidala nos ofrece un avance: de botijo ha pasado a jarrón chino. Así pues, la vamos más de blanco, con ropa ceñida y enseñando el ombligo. Aparte de eso, pega un par de tiros y se cae de una nave en marcha, lo que supone una aportación que haría a Leia cambiarse de apellido, vamos...

El villano, Christopher Lee, impone mucho por voz y presencia. Entiendo que haya gente a la que el duelo con Yoda les resulte espectacular, que lo es, pero yo no termino de ver lo genial de un combate de esgrima entre un anciano que sabemos que desprecia usar la espada láser y otro anciano que es más una figura en la sombra. Aquí es donde echo de menos a Darth Maul matándose a espadazos, a Dooku no interviniendo para tomar su lugar, y quizás un duelo de Fuerza sin espadas. Pero vamos... es una opinión muy particular. De todos modos un, recordemos, desarmado Emperador ya dijo a Luke Skywalker que el sable de luz es "un arma Jedi" así que no entiendo este cambio de hábitos en la orden Sith.

Ewan McGregor es un poquito más Alec Guinness que la anterior incluso en la forma de hablar y Yoda canta a CGI aunque está bastante logrado en ocasiones; hay escenas de lucha en las que no queda otra que estar hecho por ordenador así que no tengo problema con él. Con lo que sí tengo problema es con usar efectos digitales hasta para los pasillos. No es lo mismo ver una habitación de decorado con las ventanas en pantalla azul para poner fondos o detalles futuristas, que poner a los personajes en un entorno absolutamente virtual en que hasta el suelo es de mentira. No sé a ustedes, pero a mi me saca totalmente de la película.

Comprendo que haya gente que disfrute más de La Amenaza Fantasma sobre todo porque el idilio de Vader y Amidala con esas frases de tirar de cadena han dejado muchos traumatizados por el camino, pero sinceramente me parece un poquito mejor esta. Aún así, lejos queda del aprobado.


Nota: 3

No hay comentarios:

Publicar un comentario