miércoles, 13 de enero de 2016

Radio flamingo: Los Mejores Discos del 2015

El año 2015 ha llegado a su fin y con él la ya tradicional lista que desde el rincón de Radio Flamingo confeccionamos para Cine y Otras Drogas. El espíritu es el mismo que el año pasado: Abrir esta humilde sección a colaboradores que puedan dar una visión más panorámica de lo acontecido durante estos 365 días. Una mirada amplia, más allá de mi subjetiva e incompleta visión de la jugada. "Solo no puedes, con amigos sí", decía un acertado refrán con el que nos aleccionaron allá por los años 80.
Al catálogo de hombres sin piedad (y afinado sentido del oido) que recluté el año pasado: Nuestro amado director Iván Fanlo, el joven padawan Samuel Benito y Manuel Mercado, nuestro guardián en el muro, hemos de sumar la incorporación de Cristina B. Cano, mujer que ha tomado parte en buena parte de las batallas musicales del 2015 desde su feudo en Barcelona. Un quinteto para poder cubrir todos los flancos y conformar la lista que te presentaremos a continuación.
¿Y qué nos ha deparado este año? Algunos dirán (de hecho lo dicen) que no ha sido un gran año en lo musical, echarán de menos grandes nombres de la escena y quizás no les falte razón, pero no me negarán que nos hemos llevado a los oidos un puñado de discos más que interesantes, el retorno de hijos pródigo tras algún año de sequía, así como la confirmación e irrupcion de una serie de artistas que han de marcar lo que queda de decenio.
El puesto de gloria del año se lo ha ganado, por méritos propios, el joven rapero angelino Kendrick Lamar, quien con "To Pimp a Butterfly" nos ha regalado una obra maestra incontestable. Un disco denso, oscuro y alambicado. Kendrick se sabe con el don, el portavoz de la negritud, que a pesar de vivir en pleno siglo XXI en el país más avanzado del planeta, aún ha de reclamar para sí una voz, un discurso. Su disco es recorrido soterradamente por el poema "Another Nigga", que le confiere un esqueleto sobre el que canciones musculosas y cerebrales conforman el cuerpo de un rey esculpido con esfuerzo y precisión: King Kunta está aquí. Ya sólo por este disco ha merecido la pena este 2015.
Pero no solo de Lamar ha vivido este año. Este año nos ha regalado "los retornos" de la canadiense Grimes, que se ha hecho con la tercera plaza del podium; la incombustible Bjork, el ex Go-Between Robert Forster o los niños prodigio Sufjan Stevens y Joanna Newsom, a quienes ya temíamos perder. Hemos vivido las confirmaciones de Villagers, Alabama Shakes, Algiers y Tame Impala. El irlandés Conor O'Brien nos ha traido con "Darling Arithmetic" una colección de canciones folk preciosista de aire casi telúrico. Por su parte, los georgianos Alabama Shakes han sabido dar un barniz de modernidad a su tradicional rock sureño siempre a lomos del talento innato de Brittany Howard. Compartiendo origen y sonido negro, el segundo disco de Algiers también ha merecido colarse aquí por sus texturas crudas e intensas. Por su parte, el aussie Kevin Parker ha cimentado sobre los teclados y sintetizadores de su tercer disco "Currents" un trabajo lleno de capas realmente infeccioso.
Pero Parker no ha venido solo desde Oceanía, con él ha viajado Courtney Barnett, con un ágil y efectivo disco lleno de riffs y actitud con aroma a años 90. Década que también está reivindicada aquí en el tercer trabajo de la norteamericana Waxahatchee. También es meritorio recordar el disco de Natalie Prass que, con su debut homónimo, nos ha traido de nuevo a colación sonidos añejos y clásicos de soft pop.
2015 también será recordado como el del definitivo asentamiento de Foals con su cuarto trabajo, o en el que Beach House han vuelto a dar en la diana (por partida doble) con su música de ensueño. Ambos se saben proyectos de largo recorrido, los británicos quizás encaminados hacia el Stadium Rock y el duo de Baltimore hacia el lugar donde van las bandas de culto. Pero la artista que, llevando ya un largo y prolífico camino recorrido, ha sabido crecer haciendo una síntesis de su propuesta, ha sido Julia Holter, que ha facturado su disco más redondo y hermoso hasta la fecha, con el que se ha encaramado al segundo puesto de la lista.
También recordaremos este año como el del despegue definitivo de Josh Tilman en su encarnación como Father John Misty. Tras su pasado claramente folk y sus años a la sombra de Robin Pecknold en Fleet Foxes, Tilman se ha hecho un traje a medida con FJM. Si ya apuntó más que maneras con su "debut" en 2012, ha sido en este 2015 cuando ha explotado el experimento. Josh tiene talento, canciones y carisma a raudales. Y bien que lo sabe.
Pero también hemos disfrutado de propuestas electrónicas llenas de textura y aristas como las de Arca o de Ohneotrix Point Never, así como una nueva masterclass de John Carpenter. Recordaremos por igual sonidos que superan la frontera del metal como Baroness o Deafheaven y hemos encontrado espacio para otros talentosos raperos, como Vince Staples o Young Thug.
Juanjo Baquedano
MEJORES DISCOS DEL 2015

1 · Kendrick Lamar – To Pimp a Butterfly




¿Quién iba a creer hace treinta o cuarenta años que recién estrenada una época marcada por la entrada en la presidencia del primer presidente negro en EE.UU habría tal polémica racista en sus calles? Kendrick Lamar lo sabe, lo describe y lo expresa en su tercer álbum de estudio de manera absolutamente magistral y única. El hip hop unido al P-funk y al jazz con unas piruetas vocales realmente únicas, hacen gala de un sonido con menos samples y electrónica de lo esperado, utiliza instrumentos al uso como vientos, teclados y cuerdas y se rodea de todo un equipo casi “galáctico”. Resalta por encima del resto Stephen Bruner (Thundercat), con su producción jazzística tan particular, Snoop Dog o el mismísimo George Clinton. La presencia de hits fáciles y tarareables destaca por su casi inexistencia (sin contar con el tema del año, King Kunta), ya que aquí no buscamos caras bonitas sino discursos realmente impresionantes y al alcance de muy pocos. Si Good Kid, M.A.A.D City nos descubrió una nueva estrella, este último trabajo encumbra a Kendrick Lamar al amo y señor del hip-hop de hoy y, posiblemente, en un futuro cercano.


2 · Julia Holter - Have you in my wilderness




Que Julia Holter tenía una propuesta interesante lo sabíamos desde su debut en 2011, con los dos discos que lanzó al mercado. Que había mundo más allá de ese lo-fi espectral lo confirmó en  Ekstasis (2012), convirtiéndose por méritos propios en aventajada discípula de Laurie Anderson o Kate Bush. En 2013 ya supimos que bajo esa capa de terciopelo había una artista inquieta, que podía conferir emoción, crudeza y enigma a sus canciones. Pero ha sido en este 2015 cuando ha dado el salto definitivo, sabiendo aunar en Have You In My Wilderness todo ese camino evolutivo: Julia Holter ha sabido llegar a Ciudad Esmeralda sorteando todos los peligros. Estamos ante un disco redondo al fin, ante una Julia madura a sus escasos 30 años. Encontramos aquí condensado lo mejor de su carrera: Juegos de voces, arreglos envolventes, melodías certeras y paisajes sonoros crepusculares. Ética y estética al servicio de un puñado de canciones de fábula, como Sea Calls Me Home, Betsy On The Roof, Silhouette o Feel You. Un disco este Have You..., que se ha colocado entre lo más destacado del 2015 y a su autora como una de las realidades del momento.


3 · Grimes - Art angels


Para un amante de Visions, el anterior disco de Grimes, el siguiente paso de Claire Boucher se podría haber adivinado (posiblemente) aprovechando el sonido pop con los suficientes ingredientes de electrónica para transformarlo en una suerte de disco arty y suficientemente experimental. Pero miren ustedes por donde que la de Vancouver aparta sus sonidos más experimentales, recoge guitarras, pianos y violines y construye (sí, ella misma produce todo a su antojo) quizá sonidos algo más convencionales sin abandonar su propio discurso ni venderse al “diablo” del mainstream. Está claro que con la actual fórmula se le abrirán muchos caminos y llegará a una mayor masificación de público, pero la esencia del pop fresco y, sobre todo, mágico y contagioso hecha a base de cacharrería está perfectamente realizada en bastantes temas del álbum (véase Realiti, Flesh Without Blood, California, Kill V. Maim o la colaboración de Janelle Monae de Venus Fly). Quizá se descuelgue un poco en otros temas menos perfectos (cuando aparecen los temas menos movidos), pero los puntos fuertes y pegadizos son tantos que merece estar en lo alto del podio del 2015.


4 · Father John Misty -  I love you, honeybear

Desde su título J. Tillman (Father John Misty) nos deja claro de que va ir esto.Banda sonora de una historia de amor, la suya, y contada a su manera con esa conocida y reconocida ironía.Un trabajo conceptual que se convierte en ocasiones en novela rosa, otras en íntriga y pasión pero por encima de todo en un sensacional retrato de la vida cotidiana occidental.Un conjunto de canciones incontestable, exquisitas, honestas y valientes y un artista sobrado de carisma. Él lo sabe. Nosotros también. Cris B. Cano


5 · Courtney Barnett - Sometimes I sit and thing, and sometimes I just sit

Cuando cansado de tanto pseudo-folk olvidé al instante aquellas primeras grabaciones de Courtney Barnett, no podía imaginar que su primer largo me iba a dar taaantas alegrías.  Con su nueva actitud más rockera y pasota, algo así como una Sheryl Crow punk, y unas letras que abruman por su sencillez, sinceridad y cotidianidad, ha dado en el clavo. Encima tiene el título de un album más molón del año, ¿Qué más queréis? Iván Fanlo


6 · Beach Hlouse - Depression Cherry


Definir Depression Cherry como otro gran disco de una gran banda, sería acertado, pero no le haría justicia.  Puede parecer a priori mas de lo mismo, el característico sonido de la banda esta vez  no te busca epatar sino tutearte,  ganándote con cada escucha incluso en matices  que a la primera no son perceptibles. Temas a destacar:  Beyond Love, Levitation. Manuel Mercado


7 · Natalie Prass - Nataly Prass


Tras varios años en Nashville, donde se inició en la música, Natalie volvió a su Richmond natal donde topó con Matthew E. White, que fue vital para catalizar su carrera, arropándola como productor en este su primer largo reposado y madurado con mimo, como los buenos licores. Un debut de aire añejo, clásico. Canciones pop sencillas, pero hermosamente revestidas que nos recuerdan a las grandes producciones de Soft Pop de finales de los 60. Unos arreglos que le aportan dimensión y perspectiva: Fantásticos vientos que nos evocan a Dusty Springfield y que envuelven la dulce y frágil voz de Natalie en canciones como Your Fool o Bird of Prey o unas filigranas de harpa y cuerda de ensueño en Christy o It Is You. ¿La irrupción del año?. Juanjo Baquedano

8 · Tame Impala - Current


Tras el arrollador éxito de Lonerism, Kevin Parker ha puesto de acuerdo a  toda la crítica con su sucesor Currents, que describen como “epifanía” el uso de sintetizadores, junto a las habituales, bases 70, psicodelia. Y alaban la producción llegando al punto de afirmar que ha escrito sus mejores canciones de pop psicodelico hasta la fecha. Recuerdos de The Cars, Beach Boys  y Tears for Fears. Canciones destacadas:  The Moment, The Less I know the better, Nangs, Let It Happen. Manuel Mercado


9 · Sufjan Stevens - Carry & Lowell

Si hay alguien capaz de desnudarse a través de instrumentos de cuerda con voz (mágicamente doblada), mostrando su cara más nostálgica y vibrante, ese es Sufjan Stevens. Todo un maestro de las distancias cortas que, desde la grandilocuencia de The Age of Adz, quizá se echaba de menos esa cercanía. Madre y padre acaban siendo el epicentro del disco, tejido a base de ukelele, banjo, guitarras y unas mágicas voces que demuestran la sensibilidad innata del de Detroit. Volviendo al indie folk menos majestuoso por fuera, pero quizá más suculento por dentro. Desnudez, sencillez y brillantez está al alcance de demasiadas pocas personas para que nos olvidemos de ello; Sufjan juega en otra liga, lo sabemos todos: Se desnuda, nos mira fijamente durante 45 minutos y no podemos hacer otra cosa que rendirnos, llorar o enamorarnos con él. Samuel Benito

10 · Villagers - Darling Arithmetic

Darling Arithmetic es un disco lleno de canciones sobre el amor, o más bien, la ansiedad que en ocasiones nos provocan las relaciones afectivas modernas. Todo contado con la susurrante voz de Connor O'Brien a la que se añaden unos cuidadosos arreglos de guitarra acústica, piano y toques de electrónica. Todo sútil y simple pero no por ello carente de magia. Una delicia. Cris B. Cano


11 · Ohnotrix  Point  Never - Garden of Delete


El titulo Garden of Delete hace referencia al Jardín de las Delicias del Bosco y es una indicación más en este kistchy disco conceptual en el que sin convencionalismos se retrata a  un alien adolescente, Ezra, con su banda Kaoss.  El resultado riffs metaleros, sintes sucios, a veces grotesco, a veces steampunk, un vertedero virtual-sonico-espacial debe sonar así.  Illbient Horrorcore, Gabber,  Black metal , Detroit Techno, Musica Planeadora, todo cabe en esta producción. Sobresalen  Mutant Standard, I bite Through it. Manuel Mercado

12 · Alabama Shakes - Sound & color

El temido segundo disco. ¡No hay miedo!Sound & Color es un disco más sofisticado que su predecesor. Soul, rock sureño e incluso funk no faltan pero los detalles están cuidados al máximo. Hay menos explosión pero no se ha reducido un ápice la emoción. Es un disco de esos que requiere degustación sin prisas. Un disco de otra época en la nuestra, llena de inmediatez y fugacidad. Siéntense y disfruten. Abran bien los oídos y déjense seducir por Britanny Howard (desde aquí yo me rindo a sus pies) y los suyos. No se van a arrepentir. Cris B. Cano

13 · Arca - Mutant

En su debut,  Xen marco las bases de lo que han sido sus producciones y colaboraciones posteriores, con Kanye y Bjork. Este joven  venezolano, estudiante de piano clásico fan de Autechre  Aphex Twin, Debussy y Philliph Glass,  homosexual  militante  en la bolivariana, machista y homófoba Caracas no es de extrañar que se sintiera mutante. Este disco puede parecer a mitad de camino entre una sesión y un disco tradicional quizá  por las  melodías retorcidas, coros, pasajes alienígenas, A resaltar  Vanity, Umbilical, Fagot, Peonies, Soichiro. Manuel Mercado


14 · John Carpenter - Lost Themes

Semi retirado del mundo del cine, si no del todo, y haciendo sus pinitos en el mundo de los cómics y los videojuegos,  John Carpenter sorprendía a propios y extraños con la presentación de su primer disco: Lost Themes. Oscura y pesimista banda sonora, para películas que nunca existieron. Recomendado a fans de la electrónica más oscura y  flipados de las nuevas bandas sonoras de aire retro-ochentero (The guest, Drive...). Por si fuera poco, el maestro actuará en directo, por primera vez, en el ATP de Islandia de este año. Viva Carpenter. Iván Fanlo


15 · Björk - Vulnicura


Uno de los encuentros más gratificantes de este año es el de Björk, que con Vulnicura, ha vuelto por sus fueros después de algunos discos realmente poco certeros para lo que supone un talento como el de la islandesa. Para más de uno este es el mejor trabajo desde Vespertine, y de eso ya han pasado ni más ni menos que catorce años. El estado de forma de su voz llega a hitos de antaño y, el gran acierto de la producción del maestro electrónico del momento, Arca y de The Haxan Cloak, ingenieros de un sonido electrónico propio de cirujanos, engrandecen una propuesta que destaca sobremanera Black Lake (más de 10 minutazos de un tema incontestable), Lionsong, Stonemilker o Family. Abandonando esa búsqueda casi inhumana de tratar de buscar el “más difícil todavía” de anteriores discos, focaliza su ruptura sentimental para mostrar una faceta mucho más emotiva, sugerente y más cercana a la realidad quizá. Celebrémoslo, Björk ha vuelto. Samuel Benito


16· Deafheaven - New Bermuda


Si con Sunbather consiguieron llamar la atención, para bien y para mal, de crítica y público, los californianos han vuelto a hacerlo de nuevo. New Bermuda es otra cuchillada, en el buen sentido (si eso existe), de death metal, emo core y post rock y que además esta vez viene aderezado de toques trash-metaleros que hará las delicias de más de uno. Bajo mi humilde opinión, una obra maestra. Iván Fanlo


17 · Baroness - Purple




Una de las sorpresas, no tanto por su calidad, que la tiene, sino por llegar a la lista por los pelis: su fecha de lanzamiento fue el 18 de diciembre. A medio camino entre sus primeros discos (sus guitarras vuelven a estar muy afiladas) y la comercialidad de Yellow and Green (tecladitos y una voz más cálida), Purple saca lo mejor de ambas vertientes del grupo. Lo mejor, que pinta perfecto para poder disfrutar de sus director con el puño bien en alto. Iván Fanlo


18 · Algiers - Algiers



Más que interesante el debut homónimo de los de Atlanta y afincados en NY, que bien podría ser el reverso tenebroso del Sound and Color de sus paisanos Alabama Shakes. Algiers es también Rock de esencia negra con un imponente cantante como Franklin James Fischer que impone su raiz gospel y soul en la mayoría de las creaciones. Aquí encontraremos atmósferas pesadas y densas, texturas ásperas, tensión. Funk, Rock, Soul y Post Punk a partes iguales.  De la delicadeza de Games a la emoción de Blood o la intensidad de Claudette. Habrá que estar muy pendientes a sus siguentes pasos. Juanjo Baquedano


19 · Robert Foster - Songs to play

2015 no has devuelto al mejor Robert Forster tras 7 años de sequía. Songs To Play es en boca de su autor "el comienzo de una nueva etapa". Es mucho más que eso. Si un hombre es todos los hombres que ha sido aquí nos encontramos a todos los Robert que admiramos. A su elegancia, a su forma de cantar, a sus letras, a su forma de tocar la guitarra (inmensa) y a su ausencia de artificios siempre a favor de la canción. Y son nada menos que 10. Él que ha fantaseado con discos de madurez de algunos de sus ídolos nos regala el suyo. Es un privilegio. Yo solo puedo darle las gracias.No nos dejes nunca. Cris B. Cano

20 · Healt - DEATH MAGIC

Seis años habían pasado desde aquel asombroso Get color, y aunque de primeras Death Magic puede parecer que se desprenda de la brutalidad y el muro sónico que había en su debut, no  lo es para tanto. Sus viejos ticks, que aún están ahí, han sido absorvidos por un sonido más cercano al pop, con ecos a Depeche Mode o Pet Shop Boys por citar algún ejemplo. Los que supimos apreciar la magnífica banda sonora que hicieron para el videojuego Max Payne 3 ya vaticinábamos una madurez hacia estos sonidos. Iván Fanlo


21 . Vince Staples - Summertime 0'6

Disco largo de los que antes llamábamos dobles, el homage a Joy Division en la portada ya es un aviso de donde se pretende ir.  Un disco crudo, áspero, nada festivo. Un disco en el que cada rima es un zarpazo con carne en las uñas. Vince se destapa como una autentica fuerza de la naturaleza, bases minimales, oscuras, ambientes opresivos, llegando a ser hipnóticos, por su fuerza, Norf norf, Street Punks, Loca, Surf,  cortes sobresalientes del disco. Manuel Mercado


22 · Foals - What went down

Los británicos progresan adecuadamente. En este su cuarto trabajo mantienen una linea de continuidad respecto a su aclamado predecesor Holy Fire. En What Went Down mantienen esa facilidad pasmosa tanto para sus ya populares muros de sonido (What Went Down, Mountain At My Gates o Snake Oil) como para canciones preciosistas de factura sintética (London Thunder) o su capacidad innata para fabricar melodías pop infecciosas (Lonely Hunter, Albatross) que bien podrían entrar en cualquier lista de éxitos. A diferencia de otros grupos coetáneos (pienso en Alt- J) que también basan su sonido en las texturas y las capas, pero que se pierden en recovecos estilísticos, Foals jamás pierden de cara la canción. Algo que es muy de agradecer en estos días. ¿Un pasito más de los de Oxford hacia la cima? Juanjo Baquedano

23 . Young Thug - Barter 6


A ritmo pausado, con bases y melodías suaves y volátiles, Young Thug trata de jugar en la liga de utilizar pocos elementos, rimar con lentitud y utilizar una muy buena producción para tratar de mostrar una cara oportunista y algo más etérea que sus coetáneos. Y realmente lo consigue en algunos momentos espléndidos, como Dome, Check, With that… donde aparecen unas bases realmente inspiradoras. Más cercano a un cantante outsider-pop por momentos que un rapero destripando y escupiendo rimas al uso, el disco posee recovecos que se descubren con posteriores escuchas, magnificando el sentido de un álbum que tiene mucho que aportar a la carrera de Young Thug. Inspirador comienzo de este rapper cuya polémica con Lil Wayne por el título del álbum (tuvo que cambiar el título por “acercase demasiado” a las secuelas de Lil Wayne) ha tenido un desenlace más fructífero del esperado. Next level. Samuel Benito


24 . Joanna Newson - Divers


Cuando hablamos de Joanna Newsom és díficil no posicionarse. O la amas o la odias. Yo soy de las primeras. Me fascina adentrarme en su universo, bucear en sus historias, sonoridades e infinitos recovecos. Es este su  disco más accesible, compacto y completo, aunando las virtudes de los 3 anteriores. Un  disco sobre el amor y la muerte y de como encontrar lo primero le ha hecho temer lo segundo. Y es que a pesar de su aparente complejidad estética la idea que planea el disco es tan simple como que el tiempo pasa y hay que vivir el presente. Menos pensar y más disfrutar. Aquí nos deja un buen puñado de canciones para hacerlo. Celebremos la belleza a pesar de la tragedia que es a veces la vida. Cris B. Cano


25 . Waxahatchee - Ivy tripp


Imposible no enamorarse del proyecto de Katie Crutchfield tras la primera escucha. Si eso ya te pasó, como a mi, con su anterior Cerulean salt, tras oir el primer corte de Ivy tripp (Breathless), ya sabes que no va a decepcionar. Canciones sencillas con un aire al mejor indie de los noventa(Pixies, Superchunk, Breeders...) y una voz maravillosa hacen de Waxahatchee sus puntos fuertes. Bonito de principio a fin. Iván Fanlo



No hay comentarios:

Publicar un comentario