lunes, 10 de octubre de 2016

Critiquillas: Green Room

Por Paco Latorre

Lo reconozco desde el principio: una película con estética hardcore/punk/skinhead me ha ganado sin darle al play. Hasta me lo paso bien con The edge of quarrel. Sumemos una versión del nazi punks fuck off de los Dead Kennedys (aunque Napalm Death se la hayan robado) y mi opinión queda almidonada. Lo que no esperaba encontrarme en Green room es una de las mejores películas que he visto en los últimos años y, aún más, uno de esos casos donde el relativo hype está justificado.
Partiendo de una base bien carpenteriana -espacio cerrado del que unos quieren salir a toda costa y otros quieren entrar con mismas ganas- el juego con el espectador, más partícipe que voyeur, adquiere una retórica casi de videojuego de escape; tenemos una película muy divertida porque es muy angustiosa. Pese a que la premisa sea en ocasiones poco plausible (¿de verdad la policía no ha peinado un lugar de tal catadura?) y alguna patillada involuntaria, Green room es tan seria en sus concesiones -violencia cruda y realista, esquema de abecedario- como como en sus intenciones. Seca, directa y a todo trapo; como las canciones del grupo protagonista. No se la pierdan.

Nota: 8



No hay comentarios:

Publicar un comentario