Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.
Por Iván Fanlo

Hoy llega a nuestras salas La autopsia de Jane Doe, film de terror que pudimos ver en el pasado festival de Sitges  y que no sólo gustó mucho entre el público, se llevó el premio especial del jurado. La dirige el noruego André Øvredal, a quien muchos recordaréis por Troll Hunter (un found footage más que aceptable sobre cazadores de trolls que también pudo verse por el festival catalán).

La autopsia de Jane Doe es una peli de miedo muy sencilla, tan sólo cuenta con un par de localizaciones -casi podría decirse que una- y muy pocos personajes. El mérito del film no reside en contarnos nada nuevo, tan sólo en hacer las cosas bien y crear una tensión con un crescendo perfecto -aunque en algún momento se pueda abusar del típico susto de subir el volumen-. Todo se sustenta por el buen trabajo de los actores: el binomio padre-hijo interpretado por Brian Cox y Emile Hirsch funciona a la perfección, por ahí ronda Ophelia Lovibond para lucir palmito, pero la sorpresa de la cinta es la modelo y actriz Olwen Kelly que, sin casi moverse, logra insuflar un mal rollo espcecial a su inquietante personaje.

Lo dicho, amantes del cine de género, no os la perdáis.

Nota: 6’5