Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.
Por Álvaro Tejero

La batalla televisiva está siendo larga y dura, con tal cantidad de participantes que es imposible conocerlos a todos. El año pasado Hulu, una de las nuevas voces, apostó por lo que parecía una apuesta segura para que se hablará de ella. La vuelta del Dr. House /Hugh Laurie como protagonista de una serie dando vida de nuevo a un profesional de la medicina. Se le rodea de profesionales contrastados de la televisión con el gancho inicial de Lenny Abrahamson dirigiendo tras el éxito de La Habitación y ya está, de Dr. House a Dr. Chance y directos al éxito.

Y si uno ve los primeros capítulos hasta se convence. Un par de horas enigmáticas, misteriosas, con estilo y un tanto alejadas de la media de series actuales con ecos de películas como Análisis Final o Vértigo por trama, forma y escenarios. El problema viene si de una temporada de 10 capítulos sobra la mitad. Los episodios empiezan a alargarse sin motivo, dando vueltas sin saber qué quieren contar e incapaces de otorgar una resolución que importe en algo a los que hayan decidido quedarse hasta el final.

Grandes actrices como Gretchen Mol o sorpresas como Ethan Suplee hacen lo que pueden con personajes que se van difuminando en esta adaptación de una novela de Kem Nunn; mientras que Hugh Laurie, ese buen secundario hasta su paso a estrella sigue sin ser capaz de desligarse del Dr. House.

NOTA: 5