martes, 13 de junio de 2017

Critiquilla: Alien:Covenant



Por Isaac Moreira

En un momento de la película el androide David dice respecto a Mr. Weyland, su creador,  que era indigno de su creación. Esa frase define exactamente Alien Covenant.  Ridley Scott, su director, que no creador (recordemos a otros factores importantes de la ecuación como O´bannon, Giger, Moebius), es indigno de Alien.

Empeñado en seguir el erróneo camino de Prometheus y, a su vez, intentando corregir los errores de esta, Scott vuelve a meter la pata hasta el fondo. Primero, volvemos a los lugares comunes de Alien (nave que se desvía de su ruta para seguir una señal en el espacio, tripulación que va cayendo uno a uno, etc). Nada nuevo, vamos. Después, en lugar de explorar las posibilidades que le aportaban los ingenieros (penosamente tratados en Prometheus pero interesantes por otro lado), se los quita de en medio de forma rápida y absurda. Por lo visto, Scott quiere probar nuevos caminos para salirse del denominador común de Alien pero sin salirse de él. Y cuando ve que la jugada no le sale bien, pues borrón y cuenta nueva. Qué decir sobre los/as protagonistas. Igual de ineptos que en Prometheus y totalmente anodinos.  Muy atrás quedó el carisma de personajes como Ripley, Dallas, Ash, Bishop

En ningún momento hay terror o suspense porque te sabes muy bien la fórmula. Incluso ese giro final que se veía venir media hora antes.
Quizá si el Sr. Scott dejara de dar vueltas sin sentido para explicarnos los orígenes de los aliens (cosa que creo que no le importa a nadie o a pocos) y probara a avanzar con la historia, podría realizar una buena película de Alien. Así solo consigue hundirse más y más en el fango.
Para el que le guste el universo Alien le recomiendo que huya de este esperpento y se lea los comics que publicó Dark Horse, a finales de los ochenta, que continúan la historia donde la dejó el film de James Cameron y cuentan con un gran dibujo y guión.

Nota: 2,5



No hay comentarios:

Publicar un comentario