Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.


Por Ivanckaroo Banzai

Estilisticamente parece más una peli de Jeunet que de del Toro, de lo cual me alegro porque este señor llevaba un tiempo con tendencia a timburtonizarse en sus excesos barrocos de la forma sobre el fondo. Pega mas de fotografía y diseño de producción con Amelie o Delicatessen que con Hellboy. Lo mejor es a nivel de actuacion sin dudas; Sally Hawkins está estupenda en todos los sentidos pero que salga desnuda integral y masturbándose no me termina de encajar con la trama y la epoca. No dudo de que en 1955 las mujeres americanas se desnudaran y practicaran el air-guitar en sus partes, pero aunque tambien la princesa Leia se sentaría a hacer pis cada mañana quitándose las legañas no es algo que me encajara ver en El retorno del Jedi.

El romance me parece un tanto chusquero. ¿Recuerdan el tiempo y la comunicacion que tenian Kevin Costner y el lobo en Bailando con lobos? Cuatro ratos, con el lobo mirándole curioso y un par de gestos de lenguaje corporal. Pues eso le basta a del Toro para poner al Costner follándose a Balto. Que a ver… yo he vivido flechazo en la vida real, pero se necesita mucho más que 4 palabras en lenguaje de signos y un disco de Carmen Miranda para querer jugarte la vida por alguien. Aunque del Toro deja en el montaje la impresión del paso del tiempo, el personaje de ella está gritando zoofilia desde el primer encuentro con CongrioMan. Michael Shannon ha nacido para dar miedo y clava el papel de malo Disney clásco. El resto de secundarios, geniales.

Por mucho que se promocione como romántica y por muchas metáforas que se le quieran sacar sobre interracialidad, sigue siendo una película sobre una señora que se folla un pez. Con sus espinas y todo. Que además se come un gato arrancándole la cabeza a mordiscos; no sé yo de qué raza o cultura es metáfora eso, pero suena muy racista.

Pese a su extraño argumento no deja de ser una buena película si se toma como un cuento de hadas.

Nota: 7