Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

ESTA CRÍTICA NO CONTIENE SPOILERS


Por Iván Fanlo

10 años después que kevin Feige encendiera la mecha de la bomba rompetaquillas en que se ha convertido Marvel Studios, bajo el amparo del gigante Disney, se estrena su máquina de relojería perfecta, Vengadores: infinity war. ¿La mejor película de superhéroes nuca hecha? En mi humilde opinión, si. Sin ninguna duda.
Pero por ponernos algo más poéticos, la mejor definición de es esta Guerra del infinito me la dijo el compañero Ivanckaroo Banzai vía móvil: “ha sido como ver construir las pirámides y acabar preguntarse cómo coño no se han venido bajo”.

Pero aunque el trabajo de todo el mundo en este film ha sido mastodónico, los años anteriores de hacer bien las cosas y plantar semillas han sido cruciales para llegar hasta aquí. El plan trazado por Feige y sus decisiones han sido tan buenas que uno no puede sino quitarse el sobrero. Incluso esos filmes “menores” tienen ahora un sentido en el conjunto. Marvel Studios supo desde el principio tratar bien a sus personajes y darles trasfondo y recorrido emocional, sumar película tras película, y todo por una razón: llegar a buen puerto… y por todo lo alto.
Pero claro, de nada sirve todo esto si cuando llega tu película más importante, el primero de tus trucos finales, no lo haces bien. Pero tranquilos, ahí están los hermanos Russo para demostrarnos que su buen trabajo hasta la fecha, sobre todo en la demoledora El soldado de invierno, no ha sido casualidad. Cada parte del film está estructurada de forma precisa para:

-Divertir al espectador sin tratarlo de tonto. La acción es importante, “lo que pasa”, pero “su porqué” también. Durante todo el metraje estamos recibiendo datos, cada secuencia hace avanzar la historia, los personajes dialogan entre si sin necesidad de parar la acción.
Esto demuestra uno de los grandes fallos de Warner y su universo DC. No hace falta ir de “oscuros” y serios por la vida para tener buenos personajes y contar grandes historias.

-No pasarse de frenada y no saturar por exceso personajes, pero al mismo tiempo hacer  que todos y cada uno de ellos sean importantes para la trama.

-Tener un villano de nivel, algo de lo que muchas veces adolecían las pelis Marvel. Thanos tiene un trasfondo y además supone un reto para nuestros héroes.

-Sorprender. ¿A estas alturas? Pues si amigos y amigas, tras años en que la industria cinematográfica se ha empeñado en agotarnos con decenas de films de superhéores, Infinity war consigue sorprender. A mi modo de ver se ha hecho algo parecido a lo que hizo en el Episodio VIII de Star Wars, ser valientes. Pero la jugada de los Russo creo que va a estar mejor valorada que la de Rian Johnson.
De hecho, a todos aquellos fans de descifrar los trailers como si fueran Nostradamus se van a llevar una sorpresa de la cantidad de trampas que les metieron (muaaahahaha).

Se dice que tanto los guionistas, Christopher Markus y Stephen McFeely, como Kevin Feige y los hermanos Russo estuvieron algunos meses en una habitación rodeada de fotos con todos los personajes del MCU hasta llegar a lo plasmado en el guión. un guión tan equilibrado por todos sus lados, que hasta parece un chiste que les haya salido tan bien.
Poco más puedo contar sin desvelar nada. Vengadores: Infinity war es el blockbuster del año, una película para disfrutar en pantalla grande, con amigos y palomitas. Una de esas pelis de aplaudir en los títulos de crédito, de disfrutar varias veces en el cine. Y lo mejor, que aún nos queda Avengers 4 mientras disfrutamos del mayor cliffhanger de la historia. Casi nada.

NOTA: 9