Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Satanás, el ángel caido, Leviatán, Belcebú, Shaitán, Lucifer, el anticristo, Samael. El diablo ha tenido gran cantidad de nombres y representaciones a través de la historia y el cine no iba a ser menos. Un buen número de cineastas han utilizado el miedo a esta figura y lo que representa, sobre todo dentro del catolicismo, para asustar al público.

Por esta web ya han pasado títulos famosos como El exorcista, El principe de las tinieblas o El día de la bestia, pero este Halloween no queríamos perder la oportunidad de recomendaros más peliculas con El principe de la oscuridad como gran protagonista.

Disfruten de la misa negra.

AL DIABLO CON EL DIABLO –MI AMIGO EL DIABLO- (Bedazzled, Stanley Donen, Reino Unido, 1967)

Puedes vender tu alma al Diablo a cambio de que te conceda lo que más deseas, pero… ¡cuidado! El señor del infierno siempre encontrará una manera para que quedes insatisfecho y frustrado cuando lo obtengas. Este es el punto de partida del que dos de los mejores cómicos británicos de los 60 escribieron e interpretaron una de las mejores comedias británicas de su época. Un magnífico Peter Cook como un afable, irónico y malvado Lucifer y un infeliz y apocado Dudley Moore como humilde mortal engatusado. Lucifer le concederá siete deseos a cambio de su alma para conseguir el amor de su vida y, como se puede esperar, Moore no lo conseguirá con ninguno.
Bedazzled es una brillante e inteligente comedia llena de ironía, metida de lleno en la cultura pop de los 60. Siempre resulta divertido ver cómo le dan la vuelta a la situación para que nunca se cumpla el deseo. A parte, las conversaciones entre Moore y Cook, mientras este comete pequeños actos malvados de lo más mundanos, son muy divertidos.
Por desgracia, Harold Ramis hizo un remake en el 2000 con Brendan Fraser y Elizabeth Hurley que poco tiene de la genialidad del Bedazzled original.

LA SEMILLA DEL DIABLO (Rosemary’s baby, Roman Polanski , USA, 1968)
Por Iván Fanlo

El film esrito y dirgido por Roman Polanski es sin duda el que no puede faltar en ninguna lista sobre pelis que hablen de Satán, además de ser el mayor spoiler de la historia del cine (aquí en España) por la traducción que tuvimos en nuestro país. Poco más que añadir de unos de los mejores films sobre el tema, y que junto a El quimérico inquilino hicieron de Polanski el mejor director de terror psicógico de aquellos años.
En los noventa, el director intentó probar suerte otra vez con el tema diabólico con La novena puerta y los resultados no se parecen en nada a su anterior obra maestra.

LA NOVIA DEL DIABLO
(The devil rides out, Terence Fisher, Reino Unido, 1968)
Por Paco Latorre

Fácil hacer la reseña de La novia del diablo: dirige Terence Fisher, protagoniza Christopher Lee y el guión es de Richard Matheson. Garantía suficiente para cualquier aficionado al fantástico, y una película algo menos blanda que lo habitual en la Hammer. Cine de terror clásico en la acepción más amplia del término, con una mirada hacia el ocultismo muy de artificio, pero aquí no estamos para hacer ciencia. Hereditarys varios la han visto seguro, como toca.

LA LLUVIA DEL DIABLO (The devil’s rain, Robert Fuest, USA, 1975)
Por Iván Fanlo

Robert Fuest fue un director, guinista y encargado del diseño de producción de cosas tan grandes como De repente, la oscuridad, y las dos partes del Dr. Phibes, además de estar detrás de alguna temporada de la famosa serie inglesa Los vengadores. En 1975 se sacó de la manga esta La lluvia del Diablo, a medio camino entre un pseudo-western y un film sobre ritos satánicos. La peli tiene unos decentes y malrrolleros efectos especiales, muy en la línea de Viscosidad, Society o el señor que se derrite en Robocop (ayuuuudaaaaa…).
Lo más curioso es el plantel de protagonistas. Por aquí están William Shatner, Ernest Borgnine (haciendo de mensajero del diablo e incluso representado cual macho cabrío en alguna escena), un jovencísimo John Travolta (que si no sabes que sale realmente ni te das cuenta) y Anton LaVey, el padre de La iglesia de Satán, quien además de estar acreditado como consejero técnico del film -algo que ya hizo en La semilla del diablo- tiene un breve papel en la cinta. Una peli muy conseguida visualmente pero algo aburrida.

LA PROFECÍA (The Omen, Richard Donner, USA-UK, 1976)
Por Ivanckaroo Banzai

Qué majete es Richard Donner. Qué bien nos lo ha hecho pasar con Superman, Los Goonies, Arma Letal… Y luego va… y nos hace cagarnos de miedo con La Profecía. Gregory Peck y Lee Remick son los elegidos por el infierno para que se encarguen de criar nada menos que al Anticristo, sin érotico resultado. Más de 40 años después esta película sigue dando un mal rollo supino sin tirar del susto fácil de montaje y golpe de trompeta, ni lucir casquería. En el mundo de La Profecía, los personajes están manejados por hilos invisibles y todo lo que sucede es inevitable. Ahí radica su horror, en el concepto de destino, la negación total de la libertad; algo intangible e incomprensible que decide nuestra vida contra lo que no se puede luchar, por mucho que uno se esfuerce.

CRUCE DE CAMINOS (Crossroads, Walter Hill, USA, 1986)

Ralph Macchio (el chaval de Karate Kid) es un joven talento de guitarra clásica y número uno en el conservatorio, pero su verdadera pasión es el blues. Su héroe Robert Johnson. Su admiración por Johnson y la búsqueda de una canción inédita le lleva hasta un anciano músico de blues que colaboró con él y con quien terminará viajando a las raíces del blues.
Cruce de caminos es una road movie en toda regla, entonces ¿qué tiene que ver con el Diablo? La figura del Diablo siempre ha estado muy presente en el blues. La leyenda dice que Robert Johnson le vendió su alma a cambio de tocar blues. El film de Hill toma este hecho como verdad. Poco más se puede decir sin desvelar demasiado, pero no me puedo resistir a nombrar ese duelo de guitarras final con un gigantesco Steve Vai como campeón del Diablo y Ry Cooder, que se encargo de la banda sonora, prestando su slide a Ralph Macchio. Épico.

EL CORAZÓN DEL DIABLO (Angel heart, Alan Parker, USA, 1987)
Por Iván Fanlo

Con un comienzo que nos lleva por el cine negro y el suspense, con pinceladas eróticas, El corazón del ángel va derivando poco a poco hacia el terror psicológico, en un ejercicio de estilo cercano a lo pesadillesco hasta llegar a un final desatado y desasosegante.
Alan Parker nos regaló, con esta rara avis en su carrera, uno de sus mejores films, apoyado en un crescendo de la tensión increible y en unas actuaciones memorables tanto de Robert De Niro como de Mickey Rourke, que aquí está realmente bien firmando, posiblemente, su mejor papel en la gran pantalla. Mención especial a Lisa Bonet, de la que no se puede apartar la mirada cada vez que sale en la pelicula.

MISTER FROST (Philippe Setbon, Francia, 1990)

Un misterioso asesino en serie, del que se desconoce nombre o procedencia, dice ser el Diablo. Cuenta que, apenado por que ya nadie cree en él en la actualidad, decidió volver para recuperar su lugar en el mundo. Cuando logre convencer de ello a la psicóloga de la reputada institución psiquiátrica en la que se encuentra logrará su victoria.
Mister Frost es una modesta producción. Un thriller psicológico que huye de los sustos fáciles y efectos especiales y apuesta por el guión y la actuación. Jeff Goldblum consiguió como Mister Frost una de las mejores actuaciones de su carrera. No era nada fácil encarnar a un personaje tan complejo. Su papel requería tanto fragilidad y amabilidad como un aura de misterio, poder y control. Gracias a Mister Frost Goldblum recibió el premio a mejor actor en el Festival de Sitges.

PACTAR CON EL DIABLO (The evil’s advocate, Taylor Hackford, USA, 1997)
Por Ivanckaroo Banzai

Antes de saltar al estrellato poniendo cara de palo en Matrix, Keanu Reeves vivía de poner la misma cara de palo en otras películas; para que luego digan que un buen agente no puede hacer maravillas. Y no; no incluimos en el dossier este Pactar con el diablo porque el señor Reeves se conserve muy bien con el paso de los años, sino porque su papel aquí es nada menos que el de empleado de Al Pacino, demonio primigenio cuyo mayor poder es llevar viviendo de su nombre, con apenas un par de interpretaciones decentes, desde los 90. Keanu además aparece en la película casado con Charlize Theron; no se puede tener más suerte. ¿Será Ryan Gosling el nuevo Keanu Reeves?
En Pactar con el diablo, Pacino es el gran jefazo de una firma de abogados neoyorquina que ficha a Reeves como superpicapleitos de pueblo que nunca falla un caso. Las cosas empiezan a retorcerse cuando el joven letrado se encuentra cada vez más inmerso en su trabajo de defender a gentuza que de inocente no tiene nada; para colmo de males su esposa top model se pone mala de morirse y empiezan a suceder fenómenos sobrenaturales que giran alrededor de la siniestra figura del jefazo.

LITTLE NICKY (Steven Brill, USA, 2000)

¿Puede el diablo ser un inocente bonachón? Sí, bajo la batuta de Adam Samdler. Este bobalicón tendrá que ir en busca de sus hermanos mayores, que han ido a desencadenar el mal a Nueva York, para salvar a su padre, Satanás. Little Nicky es una comedia muy chorras, con chistes tontos, guarretes y simplona (la típica comedia de humor postadolescente yankee, vamos) que es condenadamente divertida. Sin duda la mejor película de Samdler. Además, aunque nadie se esmere ni por asomo en hacer la interpretación de su vida, cuenta con un buen reparto: Harvey Keitel, Patricia Arquette… incluso participan con un pequeño papel Quentin Tarantino y Ozzy Osbourne.
En España ese humor tonto se elevó al cuadrado con el doblaje de Florentino Fernández (y amigos) que pone voz a varios personajes y machaca la traducción a su libre albedrío. Puede que ese doblaje y la banda sonora, repleta de canciones de bandas nu metaleras tan características de la época, haga que la película haya envejecido más de la cuenta, pero… ¡qué diablos! Si lo que queréis es desconectar el cerebro un rato y pasarlo bien con unas cervezas y amigos Little Nicky es vuestra película.

TENAIOUS D: DANDO LA NOTA (Tenacious D in The Pick of Destiny, Liam Lynch, USA, 2006)
Por Ivanckaroo Banzai

Jack Black y Kyle Gass llevan desde 1994 echándole mucho morro a su carrera, no sin muchas dosis de talento. Si bien ya aparecieron como dúo en algún cameo (Bio-Dome) les costaría más de una década sacar adelante esta comedia musical. Arrancando casi como una película de orígenes muy en boga ahora con los superhéroes, la extraña pareja se embarca en una aventura para asaltar el Salón de la Fama del rock’n roll y robar la legendaria Púa del destino; un objeto que se dice que proviene de un colmillo de Satán y que otorga a su poseedor el poder de convertirse en un virtuoso de la guitarra. Por supuesto la acaban consiguiendo pero deben enfrentarse en un duelo final nada más y nada menos que contra el Señor de las Tinieblas en persona, Dave Grohl (Nirvana, Foo Fighters).

THE HOUSE OF THE DEVIL (Ti West, USA, 2009)
Por Paco Latorre

De acuerdo: es lenta. Sí: no es original y de hecho aprovecha el tirón del revival. Pero Ti West sabe lo que hace y, sobre todo, lo adora. Gente como él o Eli Roth provocan innegociable simpatía por camaradería y sana pasión comunal hacia el género, más allá de que luego sus películas nos gusten o no. The house of the devil gusta, no lo duden. Cogiendo los referentes obvios y alejándose del recurso al bocinazo Ti West regala una película de terror que va creciendo a medida que el espectador también lo hace. Se nota el bajo presupuesto (¡bien!) y el dominar la sintaxis propia de ese cine de terror sugerente que la película mama. Formidable Tom Noonan como escalofriante villano y Jocelyn Donahue parece salida de un Creepy antiguo con esos aires de scream queen elegante a lo Margot Kidder o Jessica Harper. Hora y media (¡bien otra vez!) de cine de terror en esencia pura más allá de si es old school de verdad o de postureo.

LA TRAMPA DEL MAL (Devil, John Erick Dowdle, USA, 2010)
Por Iván Fanlo

Presentada casi como un M. Night Shyamalan presenta (basada en una historia suya y producida por él también), La trampa del mal es una curiosa mezcla entre peli de catástrofes (gente atrapada en un ascensor), horror sobrenatural, investigación policial y posesiones demoniacas. Al final, aunque el resulatado no es sobresaliente, se trata de una curiosa y sencilla cinta que aprovecha a las mil maravillas su historia y el diminuto espacio de un ascensor para crear tensión e intriga.
Lo curioso es que este film estaba ideado, en un principio, como la primera de una antología de varias películas, de corte sobrenatural y misterioso (un The twilight zone en cine) producidas por Shyamalan, The Night Chronicles. Tras el poco éxito entre publico y critica, el proyecto quedó en nada.
A reivindicar también la primera peli del director, John Erick Dowdle, su más que interesante The Poughkeepsie tapes.

THE LORDS OF SALEM (Rob Zombie, USA, 2012)
Por Paco Latorre

Voy por delante para que luego no se extrañen y el que avisa no es traidor: para el que esto firma The lords of Salem es la mejor película de terror de lo que llevamos de siglo. Viniendo de Rob Zombie ya pueden imaginarse que sutilezas las justas. Ojo, no confundan sutileza con tempo perezoso; porque al contrario que en sus anteriores películas Zombie esta vez apuesta por tomarse las cosas con calma chicha antes de la tormenta (ese final de ver para creer). No nos engañemos, es la fiesta de Halloween propia de su autor con todo su rollo circense y de feria pero esta vez más allá de hacer sudar con la imagen y el ritmo (a pocos, muy pocos le salen películas con el nervio que a Zombie) hay una historia -conocida- que contar. Sabiendo que uno va a encontrarse la fanfarria habitual y no un acercamiento a los acontecimientos de Salem o al satanismo ceñido a una mínima seriedad antropológica (o teológica, vaya usted a saber) sospecho que el hater más que habitual de la película sufre de a) una falta de sentido de la diversión preocupante y b) no conocer el tipo sanguíneo que circula por las venas del cine de terror. Sobresaliente en forma, fondo, intenciones y resultados.