Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Por Agente Sputnik

Nostalgia. Esa es la palabra que mejor define a ‘Bumblebee’ esta especie de spin off/precuela de la saga ‘Transformers’ que se aleja completamente de la pirotecnia a la que nos tiene acostumbrados Michael Bay para centrase en la relación existente entre sus dos personajes principales, una joven traumatizada por la muerte de su padre y un robot que huyendo de la guerra en su planeta intenta establecer una base rebelde en la Tierra. ‘Bumblebee’ es una cinta que funciona perfectamente como homenaje al cine de toda una época, al cine con el que Steven Spielberg se hizo famoso durante los años ochenta (la sombra de ‘E.T. El Extraterrestre’ está tan presente en esta película que muchos espectadores podrán llegar a pensar si realmente la cinta de Travis Knight no es más que un remake inconfeso), a John Hughes (que sería de la educación de muchos de nosotros sin Hughes), a la música (Rick Astley, Tears for fears The Smiths A-ha…), a los parques de atracciones (algo que de alguna manera me lleva a pensar en ‘Jóvenes Ocultos’) e incluso a películas relativamente recientes como ‘El Gigante de Hierro’.
Bumblebee’ tiene el toque Spielberg. Lo sabe y no solo no huye de él si no que lo hace suyo. Junto con diversas escenas de acción (Las hay, pero no tantas como el espectador aficionado a las películas de Bay podría llegar a esperar) la cinta de Knight posee una buena dosis de momentos sentimentales que podrán emocionar al espectador, pero no pondrán en excesivo peligro a los diabéticos, y como no puede ser de otra manera tiene esa loa a ciertos valores tradicionales, a ciertos valores familiares que Hollywood tanto se encargó de mostrarnos a lo largo de muchas cintas durante los ochenta.

Bumblebee’ es una cinta que nace del amor a una época y no como una mera manera de explotar la ola de nostalgia en la que vivimos últimamente (Que se lo digan a Francois Simard, Anouk Whissell y Yoann-Karl Whissell), una cinta que hace grande a la saga de los Transformers, una cinta para que los adultos disfruten como niños y para que los niños sean tratados con respeto, algo que a día de hoy en muchas películas e incluso obras de teatro infantiles se echa mucho en falta.

Nota: 7