Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Por Isaac Moreira

En diez años de desarrollo del MCUCapitana Marvel encaja perfectamente con todo lo visto hasta ahora. Es de agradecer que, a pesar de ser una historia ocurrida 25 años antes de Infinity War, han cuidado todos los detalles para conseguir introducir a este nuevo personaje en continuidad de forma natural y sin dejar ninguna pregunta en el aire (principalmente el porqué no hemos sabido de ella hasta ahora).

Capitana Marvel cuenta con un guión sólido. Sigue siendo una historia de origen, pero la manera de presentárnosla: una soldado inmersa en una guerra entre razas extraterrestres y cómo encuentra su propio camino hasta llegar a ser una heroína, le otorga cierta identidad propia. Además, la trama cuenta con alguna vuelta de tuerca interesante y una ausencia de segundo giro aún más interesante, por inesperado.

Los años noventa, a parte de introducir elementos de humor, que funcionan en menor o mayor medida, nos trae de vuelta a algunos viejos conocidos que siempre son un aliciente para los fans de MarvelRonan el acusador, el agente especial Coulson y, sobretodo, un Nick Furia preparche como coprotagonista de la cinta, que aún está lejos de ser el director de S.H.I.E.L.D. y en el que se siembran varias semillas de la persona que llegará a ser durante su andadura con Carol Danvers. Un aplauso también merece  Jude Law.

Lo que a un servidor no le termina de convencer es el uso de las canciones. Un Come as you are de Nirvana metido en escena de forma muy gratuita o una batalla con el Just a girl de No doubt sonando a todo trapo que te saca de la acción. El que esta fórmula haya funcionado en Guardianes de la galaxia no quiere decir que siempre lo haga. Para eso hace falta cierto talento y buen gusto, en este caso no ha sido así.

No pensaba entrar en la polémica que rodea a la película y, especialmente, a su protagonista. Generalmente prefiero obviar estos temas y centrarme en el film, pero, en este caso, no puedo desligar los ataques que han sufrido la actriz y su personaje por no sonreír, por pedir que haya más diversidad entre los medios durante la promoción, por interpretar a uno de los personajes más poderosos del universo cinematográfico Marvel…  Brie Larsoncumple con el papel. No creo que en esta película haya destacado especialmente, pero seguro que en sus próximas apariciones brillará más.

Pero sí, señores: Capitana Marvel es una película feminista. Feminista porque su protagonista es una mujer que no tiene una historia de amor en la película (algo que se ve muy pocas veces); porque no tiene que llevar ropa sexy ni enseñar carne (sería algo totalmente inconsecuente con su personaje e innecesario para la historia); porque Carol Danvers se abrió paso como piloto a pesar de las reticencias de sus compañeros, porque, como ella misma muestra al final, no tiene que demostrar nada a nadie…

Pero tampoco nos pasemos. Capitana Marvel es una buena película de entretenimiento, porque a eso es a lo que se dedica Marvel, a entretener y a ganar pasta. No a despertar conciencias y mandar mensajes para cambiar el mundo. Marvel está aprovechando las reivindicaciones sociales como herramienta de marketing. Lo que no entiendo es por qué en Black Panther nadie cuestiona su reivindicación racial mientras que en Capitana Marvelse multiplican las críticas misóginas.

Si el papel de Brie Larson hubiera sido masculino y lo hubiera interpretado un hombre la película sería exactamente igual, no está condicionada por el sexo de su protagonista. Para mí ese es el mayor exponente feminista de Capitana Marvel.

Nota: 7